Se gradúa primera promoción de diseñadores de la Escuela Colombiana de Diseño Interior y Artes Decorativas

Hace dos años, el diseñador de interiores Ricardo Ávila Gómez abrió las puertas de Esdiart, un sueño que esta sábado se consolida con el grado de la primera promoción de profesionales.

POR:
julio 10 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-10

Según Ávila, la idea surgió como una necesidad personal de trascender en el medio, a través de los conocimientos adquiridos durante más de 27 años en el campo del diseño y la decoración de espacios interiores.

"En ese momento Colombia no tenía una institución que articulara en su programa académico estas disciplinas para formar interioristas integrales", anota el diseñador, quien recuerda que una vez definido el programa curricular -proceso que duró cinco años- inició la tarea de hacer realidad la Escuela.

Para Ávila la Esdiart tiene un significado especial, ya que tomó como mentora a su madre Raquel Gómez de Ávila, quien es la gran inspiradora del proyecto que ya cuenta con 1.468 egresados de los diplomados, a los que se les suman, hoy, 62 nuevos interioristas preparados durante dos años.

De esta forma, y tras la meta de consagrarse como una institución especializada en el tema, Ávila decidió hacer énfasis en la carrera técnica de diseño y decoracion de espacios interiores y exteriores, con el complemento de los diplomados de vitrinismo y decoración comercial, decoración de espacios, talleres de Feng Shui y pintura artística.

Reconoce que aún en medio de la crisis la cultura del diseño y la decoración es bastante fuerte en Colombia, lo que "afortunadamente, permite trabajar, claro, con la innovación como valor agregado.

"De hecho -dice Ávila-, siempre he pensado que en época de crisis triunfan quienes tienen grandes ideas y así lo proyecto en mis encuentros con los estudiantes.

"Estoy convencido de que en los procesos académicos debe ir implícito un espíritu emprendedor que enseñe a visualizar oportunidades y aprovecharlas", concluye el diseñador, quien también les da crédito de lo que hoy es Esdiart a su hermana Margarita Rosa y a los sobrinos Daniel y Santiago con quienes, además, dieron vida a una Fundación sin animo de lucro que lleva el nombre de su mamá.

Siga bajando para encontrar más contenido