Gran Bretaña logró una tímida salida de la recesión económica en el cuarto trimestre de 2009

Se trata de la crisis en la que se hallaba sumida desde hace 18 meses, con un crecimiento de 0,1% mucho más débil de lo previsto que hace presagiar una recuperación lenta y difícil de su economía.

POR:
enero 26 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-26

El escaso crecimiento estuvo liderado por la producción y los servicios, en particular la distribución y la hostelería, según la primera estimación oficial divulgada ayer por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS).

La cifra constituye una decepción para los analistas, que apostaban en promedio por una subida del Producto Interno Bruto (PIB) de 0,4 por ciento.

Con una contracción de 4,8 por ciento entre el primero de enero y el 31 de diciembre, la golpeada economía británica sufrió así el mayor retroceso desde que la ONS empezó a recopilar estos datos en 1948.

Durante toda la recesión, que se inició en el segundo trimestre de 2008 y fue la más larga registrada en este país desde la Gran Depresión en los años 30, la caída acumulada fue del 6 por ciento.

Con respecto a hace un año, el PIB pierde todavía 3,2 por ciento.
Gran Bretaña se convirtió así en el último miembro del grupo de los siete mayores países industrializados (G-7) en salir de la recesión. Sus vecinos, Alemania y Francia, la dejaron atrás en el segundo trimestre de 2008.

Los analistas advirtieron que la economía británica no está todavía a salvo, y que su recuperación será lenta y difícil.
"Con los hogares bajo presión, una oferta de crédito todavía poco abundante y la perspectiva de un plan de austeridad fiscal, el regreso a los niveles de actividad de antes de la recesión va a estar lleno de baches", declaró Jonathan Loynes, de Capital Economics, para quien esta cifra supone un "duro golpe".

La decepción se sintió también en el mercado de divisas, donde la libra esterlina se debilitó con relación al euro y al dólar tras el anuncio.

Aunque no hay razón para ningún triunfalismo, la noticia debería dar un respiro al primer ministro laborista Gordon Brown, a sólo unos meses de las elecciones generales previstas a más tardar en junio y que según todos los sondeos debería perder ante los conservadores liderados por David Cameron.

Un portavoz de Downing Street indicó que Brown estaba a la vez "confiado y prudente" en cuanto a las perspectivas de la economía británica.

Pero sus rivales conservadores criticaron al Gobierno alegando que carecía de un "plan creíble" para limitar el déficit, que se disparó a consecuencia de la crisis y debería totalizar 178.000 millones de libras (285.000 millones de dólares) en el ejercicio que termina el 31 de marzo, y que eso "minaba la confianza". 

Siga bajando para encontrar más contenido