A grandes males... | Finanzas | Economía | Portafolio

A grandes males...

A grandes males...

POR:
septiembre 08 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-08

"Si usted le debe a su banco 100 libras esterlinas, tiene un problema. Pero si le debe un millón, el problema es del banco".

Esa frase, acuñada el siglo pasado por el economista británico John Maynard Keynes, fue reformulada décadas después por el semanario The Economist de manera más concluyente. "Si usted le debe mil millones de libras a su banco, todo el mundo tiene un problema", anotó la publicación. Semejante argumento es el que permite entender las razones detrás de la decisión tomada por el Secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Henry Paulson, al anunciar el domingo pasado una gigantesca operación de salvamento a favor de las entidades Fannie Mae y Freddie Mac, encargadas de darle liquidez al mercado de hipotecas en esa nación.

Así terminaron semanas de especulación y nerviosismo en torno a la suerte de un puñado de compañías que han resultado duramente golpeadas por la debacle en el mercado de finca raíz norteamericano. Aunque la crisis lleva algo más de un año, no ha hecho más que empeorar en la medida en que el precio de casas y apartamentos disminuye y los deudores morosos aumentan. Según diferentes estimativos, la reducción promedio ha sido del 18 por ciento en todo el país, aunque algunas zonas, como la Florida, han resultado todavía más golpeadas. Eso a su vez ha impactado los resultados del sector bancario tanto estadounidense como europeo, que ya ha castigado sus balances en cerca de 500.000 millones de dólares.

No obstante, el escenario habría podido ser peor si Washington no decide tomar el toro por los cuernos en los casos de Fannie Mae y Freddie Mac. Y es que ambas instituciones son dueñas de algo más de la mitad de los títulos de deuda inmobiliaria de esa nación, con un valor superior a los 11 billones de dólares (trillion, en inglés). Con el objetivo de financiar sus operaciones las dos han emitido papeles de deuda a largo plazo por cerca de 5,4 billones de dólares, de los cuales una cuarta parte está en manos de los diferentes bancos centrales del mundo, incluido el Banco de la República de Colombia. Para citar un caso concreto, se calcula que el Banco de China posee cerca de 340.000 millones de dólares en títulos expedidos por las entidades mencionadas, por lo cual es claro que permitir su quiebra era, a todas luces, imposible. Parafraseando a Keynes, si algo así hubiera llegado a suceder, el lío sería de todo el planeta.

Con razón, el respiro de alivio fue generalizado en todas las capitales. Tanto las bolsas europeas y asiáticas, como Wall Street, reaccionaron en forma positiva ante la noticia, con ganancias superiores al 2 por ciento en una sola sesión. Incluso los títulos de los principales bancos comerciales subieron de precio, gracias al contundente mensaje de confianza.

Sin embargo, una vez pasado el entusiasmo, es probable que surjan las preguntas. El motivo es que no está clara la magnitud del apoyo que será necesario del Tesoro estadounidense. Si bien el secretario Paulson habló de 100.000 millones de dólares por entidad, la cuenta podría crecer, pues una de las opciones es que el Gobierno les compre a Fannie Mae y Freddie Mac hipotecas para darle acceso a mayores recursos. Para algunos eso equivale a una nacionalización por la puerta de atrás, ya que en términos prácticos las decisiones importantes quedan en manos de funcionarios públicos y se crea un riesgo potencial de mayores pérdidas, cuyos costos serían asumidos por los contribuyentes norteamericanos. Debido a ello, hay quienes han hablado del riesgo moral de este tipo de operaciones en las que pueden acabar pagando justos por pecadores.

Pero los defensores de lo hecho aseguran que esos cuestionamientos palidecen ante la necesidad de mantener la confianza del público. De lo contrario, debido a los vasos comunicantes que existen en el sistema financiero mundial, una profundización de la crisis habría afectado a todos los países. Ahora la esperanza es que la situación toque fondo y comience una recuperación que será larga, después de haber evitado la catástrofe.

Siga bajando para encontrar más contenido