Grandes mineras se 'relamen los bigotes' con ricos yacimientos de cobre y otros minerales en A. Latina

Eso es sin perder de vista que la región fluctúa entre estables legislaciones abiertas al capital extranjero y un riesgo político que podría dinamitar todos sus esfuerzos.

Finanzas
POR:
abril 08 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-08

En la conferencia mundial del cobre CRU/Cesco, ejecutivos demostraron el apetito del mercado por el metal rojo, que en recientes semanas ha visto sus precios dispararse al calor de una sostenida demanda.
 
Tras la crisis global, que golpeó al mercado de materias primas, las compañías empiezan a desempolvar el estudio de algunos proyectos congelados, aunque la inyección de inversión tiene un ritmo menos vertiginoso que el ascenso en el valor actual del metal.
 
'En negocios mineros, Latinoamérica tiene una tremenda oportunidad porque son las economías que sufrieron menos durante la crisis y se observa en algunos lugares gobiernos estables, gobiernos confiables con instituciones que funcionan', dijo en una entrevista con Reuters Marcelo Awad, presidente ejecutivo de Antofagasta Minerals.
 
La empresa adelanta un proceso de internacionalización, aunque hasta ahora no prevé grandes emprendimientos en la región, fuera de sus actuales proyectos en Chile.
 
Brasil, Chile y Perú fueron destacados por varios ejecutivos como países con legislaciones estables que fomentan el flujo de capital hacia sus desarrollos.
 
En tanto, otros países como Ecuador y Colombia -pese a tener potencial en el sector- aún necesitan mayor definición y superar algunos problemas internos para que las empresas se sientan confiadas de entrar a esos mercados.
 
Recursos asegurados
 
Perú desplazó el año pasado por primera vez a Estados Unidos del segundo lugar en producción de cobre y muchas compañías como Xstrata Copper, BHP Billiton y Southern Copper -unidad del Grupo México- planean importantes inyecciones de capital en el mediano plazo.
 
"Sigue habiendo mucha exploración en Perú", comentó Oscar González de Southern Copper, que ve inversiones por 2.800 millones de dólares en México y Perú para el próximo trienio.
 
Para otros, como el jefe de metales base de BHP Billiton, Diego Hernández, la región tiene potencial aunque es muy heterogénea.
 
"En algunos países de América Latina el riesgo país es relativamente alto y no hay muchas inversiones mineras, y en otros el riesgo es más bajo y siguen las perspectivas de nuevos proyectos", opinó.
 
La minera, que opera en Chile a Escondida, el yacimiento de cobre más grande del mundo, tiene pendiente por decidir inversiones por 3.500 millones de dólares entre 2010-2011 para mejorar la capacidad de la mina.
 
Por su parte, Andrew Harding, jefe global de cobre de Rio Tinto -que tiene el 30 por ciento en Escondida- ve panorama 'muy positivo' en Sudamérica.
 
"Estamos gastando dinero en exploraciones (...) y estamos confiados en que seguiremos invirtiendo dinero en la región", afirmó el ejecutivo.
 
En Perú, Rio Tinto controlada el proyecto cuprífero La Granja, considerado uno de los yacimientos más grandes de Latinoamérica.
 
Sin embargo, la región no escapará a un obstáculo para toda la industria: el aumento de costos para los proyectos por factores como menor disposición de agua, altos precios de los combustibles, déficit de personal capacitado y mayores restricciones ambientales.
 
A esto se suma la incertidumbre sobre los precios del cobre a largo plazo, pese a que muchos proyectos en América Latina aún mantienen un importante nivel de rentabilidad.
 
'Estamos pensando en precios a largo plazo del orden de 180 (centavos de dólar por libra) y eso hace rentable los proyectos que están en la cartera, del orden de los 40.000 millones de dólares en cobre y oro (hasta finales de la década)', dijo la directora de estudios de la agencia estatal chilena Cochilco, Ana Isabel Zúñiga.
 
En esa visión optimista, la estatal chilena Codelco mantiene un ambicioso programa de proyectos con promedio anual de 3.000 millones de dólares para los próximos cinco años y estudia la posibilidad de llegar a otros países como Ecuador.
 
Por su parte, Barrick Gold realizó una fuerte inversión para el proyecto Cerro Casale en Chile, considerado uno de los depósitos de oro y cobre no desarrollado más grandes del mundo.
 
La compañía también desarrolla el proyecto aurífero Pascua-Lama, que comparte territorio de Argentina y Chile.