Grecia obliga a cuestionar tabú de reestructurar deuda

La grave situación financiera de Grecia está obligando a Europa a poner en tela de juicio el tabú sobre reestructuraciones de deuda, una medida que algunos socios europeos ya barajan abiertamente al abogar por dar más tiempo al país mediterráneo para reembolsar lo que debe.

POR:
mayo 23 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-05-23

Tras haberlo excluido categóricamente durante meses, varios responsables europeos defendieron esta semana una especie de "reestructuración suave", que pasaría por reescalonar los plazos de reembolso previstos para Grecia, cuya deuda roza ya los 330.000 millones de euros, es decir, el 150% de su PIB. Esa opción drástica, adoptada por Argentina tras su default en el 2001 podría, por lo tanto, convertirse en una realidad en la Eurozona, una de las regiones más opulentas del mundo, pero cuya riqueza ha sido financiada de forma excesiva a base de crédito. Pero, ¿cómo se llegó hasta el borde de abandonar el tabú de reestructurar la deuda de un país de la Eurozona? Pese a sus grandes esfuerzos, Grecia sigue sumida en la crisis un año después de haber obtenido un rescate internacional de 110 mil millones de euros: la recesión económica es más aguda de lo previsto y su déficit público del 2010 fue revisado al alza, hasta 10,5% del Producto Interior Bruto (PIB). En esas circunstancias, el Estado no podrá cumplir su meta de volver a los mercados en el 2012 para tomar prestados unos 30 mil millones de euros con el fin de refinanciar su deuda. Descartada la salida de Grecia de la Eurozona, que amenazaría al conjunto de la unión monetaria, una reestructuración parece imponerse como la única salida. Pero los europeos proclives a esta medida, como Alemania o Luxemburgo, defienden en cualquier caso una "reestructuración suave" y no radical, lo que significaría que Grecia renunciara a pagar una parte de su deuda exponiendo a la zona euro al previsible pánico de los mercados. En concreto, Europa podría aceptar modificar las condiciones de los préstamos concedidos a Grecia por parte de acreedores públicos y privados. Los plazos de reembolso serían prolongados, tras una negociación con los prestamistas para evitar la suspensión de pagos, y la medida iría acompañada de nuevos préstamos de los europeos y del Fondo Monetario Internacional (FMI), que se sumarían al rescate del 2010.HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido