Grecia y Portugal sacuden al planeta

Grecia y Portugal fueron ayer protagonistas de primer orden en los mercados internacionales. Sin embargo, su actuación estuvo lejos de llevarse aplausos y más bien se convirtió en un mal augurio que se fue acrecentando a medida que pasaban las horas.

POR:
abril 28 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-28

El turno matutino de las malas noticias fue para el Banco de Grecia, que señaló que la deuda pública del país helénico seguirá creciendo del actual 115 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), hasta el 130 por ciento para el 2014. El Emisor, además, pronosticó que la economía sufrirá este año un decrecimiento del 2 por ciento, tal y como ocurrió en el 2009. Yorgos Provopulos, director del Banco Central, señaló en una nota que el país debe reducir al máximo su gasto público, reformar su sistema producitvo, aumentar las exportaciones y erradicar la corrupción para superar la crisis actual. “Para revertir definitivamente las tendencias negativas, hemos de superarnos a nosotros mismos y sorprender favorablemente a los mercados”, explicó. El mensaje fue muy mal recibido en los mercados bursátiles europeos, que a media mañana ya mostraban su tendencia a la baja. El batacazo definitivo corrió por cuenta de la agencia calificadora de riesgo Standard and Poor’s (S&P), que en horas de la tarde agregó dos perlas al rosario de malas noticias. S&P redujo la calificación de la deuda soberana griega a largo plazo de BBB+ a BB+, mientras que la de corto plazo pasó de B a A-2. Esto significa que ahora están en la categoría de inversiones especulativas. La calificadora también redujo, en dos escalones, la nota de la deuda de Portugal de A+ a A- debido a la “debilidad estructural de su economía” y de sus amplios riesgos fiscales. El recorte aumentó los temores sobre el posible contagio de la situación griega (ver nota anexa). El Ministerio de Finanzas griego quiso calmar a los mercados con un comunicado en el que señalaba que la rebaja en la calificación no “corresponde a los verdaderos datos de la economía griegade”. Los mercados, sin embargo, creyeron más en las razones de S&P. DESPLOME BURSÁTIL Las bolsas alrededor del planeta sintieron el coletazo de las nefastas noticias sobre las deudas soberanas. Atenas y Lisboa, los principales implicados, registraron caídas de 6 y 5,36 por ciento, respectivamente. El descalabro bursátil se expandió sin distingo en los parqués europeos: Madrid perdió el 4,19 por ciento; París retrocedió 3,82 por ciento; Fráncfort disminuyó 2,73 por ciento; Londres cayó 2,61 por ciento; y Milán lo hizo en un 3,28 por ciento. Al otro lado del Atlántico los efectos negativos también se sintieron. Los tres principales índices de la Bolsa de Nueva York cerraron con números rojos: Dow Jones (-1,90 por ciento), Nasdaq (-2,04 por ciento) y el S&P 500 (-2,34 por ciento). América Latina tampoco pudo evadir la sangría bursátil y registró caídas en la mayoría de las plazas. Los descensos más pronunciados se dieron en Sao Paulo (-3,43 por ciento) y México (-3,32 por ciento). Los mercados claman porque le Unión Europea y el Fondo Monterio Internacional desbloqueen el salvavidas que prepararon para Grecia. La fecha crítica es el 19 de mayo, porque ese día vence una buena parte de la deuda helénica. Los efectos en el dólar La reducción en las notas de la deuda de Grecia y Portugal generó tensión en el mercado de divisas de Colombia, lo que llevó a que ayer el precio del dólar repuntara 18,53 pesos, rompiendo la tendencia de leves variaciones de los últimos días. Al cierre de la jornada la divisa registró una tasa promedio de 1.962,08 pesos, frente a los 1.943,55 de la sesión del lunes, marcando un precio máximo de 1.973,95 y un mínimo de 1.954 pesos. Analistas del Banco de Bogotá dicen que la ten- sión internacional conlleva a una venta de los activos más propensos a sufrir pérdidas con el rebrote de la aversión al riesgo. Crecen temores por el contagio La reducción en la calificación de Portugal, hecha ayer por S&P, aumentó de nuevo los temores de un posible contagio de la ‘enfermedad’ griega a otro países de la Eurozona. La mira está sobretodo en los países denominados como Pigs (Portugal, Irlanda Grecia y España) quienes tendrán que enfrentarse a abultados déficits para sanear sus finanzas. En el 2009, la deuda de Portugal ascendió a 9,4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB); la de España se situó en 13,6 por ciento; mientras que la de Irlanda alcanzó el 11,2 por ciento. Las opiniones de los analistas sobre la expansión europea del fenómeno son diversas, pero todas concluyen que los mercados están nerviosos ante esa posibilidad. Jean Pisani-Ferri, del instituto de estudios europeos Bruegel, señaló ayer a la agencia AFP que “hay efectos de contagio, pero la situación griega es realmente de una naturaleza diferente”. Según el analista, mientras que en el país helénico el tema primordial es presupuestario, en España la salud fiscal está atada a la burbuja inmobiliaria y a la competitividad de su economía. En el caso de Portugal, explicó, el problema radica en la suma de esos dos factores, mientras que para Irlanda, el meollo del asunto está en que “corrió riesgos importantes al desarrollar su esfera financiera”. Jesús Castillo, economista del banco francés Natixis, también dejó entrever su punto de vista en declaraciones a AFP. Según el experto, los “mercados se interrogan actualmente sobre la reestructuración de la deuda griega, lo que suscita interrogantes sobre los países que podrían venir detrás”. El lunes, la Comisión Europea (CE) afirmó que no veía riesgos de contagio en otros países de la Eurozona, sin embargo, con los hechos ocurridos ayer, esa posición parece perder sustento. 130% del PIB griego alcanzaría en el 2014 la deuda pública del país helénico, según pronosticó ayer el Banco Central.ADRVEG 2.09% cayó ayer el precio del barril de petróleo en Nueva York, afectado por la reducción en las notas de Grecia y Portugal

Siga bajando para encontrar más contenido