Gremio arrocero analizó las expectativas en mercados y todo apunta a posibilidades de exportación

Así lo dejó entrever Rafael Hernández, gerente de la Federación Nacional de Arroceros, durante una reunión técnica realizada el jueves pasado en Bogotá.

POR:
noviembre 21 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-21

Allí se discutieron los retos del sector arrocero en el nuevo escenario agrícola y se analizó, junto con representantes del Gobierno el comportamiento del sector, frente a temas como la seguridad alimentaria, la oferta de fertilizantes y las alternativas bioorgánicas en la producción.

El anuncio, de una 'supercosecha' ya se había dado como expectativa para el segundo semestre de este año, acompañada de una estabilidad en el precio, como consecuencia del incremento de las áreas sembradas y una mayor productividad por hectárea.

Sin embargo, en las cuentas del Dane, este producto fue el responsable del 10 por ciento del encarecimiento del costo de vida en octubre, el arroz subió cuatro por ciento y sumó un alza de 48 por ciento en los primeros 10 meses del año.

En la reunión, Hernández afirmó que para el próximo año no se incrementarán los precios al consumidor, mientras rechazó las intenciones del Gobierno de autorizar las importaciones del cereal, pues esto tiene como consecuencia directa un detrimento en el precio que reciben los cultivadores por sus cosechas.

Además, lanzó una alarma al Gobierno por los altos costos de producción en que están incurriendo los cultivadores, como consecuencia de los altos precios de los fertilizantes, muchos de estos derivados del petróleo que -dijo- están bajando de precio en todo el mundo, menos en Colombia; vale la pena destacar que el precio del barril del combustible ha perdido 67 por ciento desde julio pasado.

Con respecto a las áreas de cultivo, que este año crecieron en más de 50.000 hectáreas, y totalizaron 455.000, para el 2009 se prevé que crezcan aún más y superen las 470.000 hectáreas sembradas, de las que se esperaría una productividad de 5,8 toneladas por hectárea.

Es decir, a los molinos les llegarán no menos de 2,7 millones de toneladas de arroz paddy, para procesarlo como arroz blanco, para el consumo humano.

Estos volúmenes esperados de cosecha, incluso, alcanzarían para exportar el cereal, pues de quedarse todo en el país podría generarse una sobreoferta y, por ende, bajas sustanciales en los precios al productor y al consumidor.

Por otra parte, el dirigente gremial también llamó la atención por los altos costos que está representando para los arroceros al valor del arriendo de la tierra, pues está en franca lid con otros cultivos de ciclo corto como el maíz.

Esto, la alta demanda, genera especulación en las zonas, especialmente por las que cuentan con sistemas de riego y drenaje. 

Siga bajando para encontrar más contenido