Un gremio que va en ascenso

A principios de los años 90, algunos expertos predijeron la desaparición de las tiendas de barrio en Colombia, ante la llegada de varias cadenas de almacenes, pero se equivocaron. Hoy, no solo siguen siendo el negocio líder en el país, sino un canal de distribución que representa oportunidad de trabajo, apoyo a la industria nacional, con precios asequibles, cercanía al producto y al vendedor.

POR:
diciembre 12 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-12-12

En el país hay alrededor de 200 mil establecimientos, donde se vende el 60% de las categorías de los alimentos y otros productos básicos de la canasta familiar. Con todo esto, la imagen del tendero ha cambiado a través de los años, ya no es una persona mayor y con pocos años de educación, que llevaba la contabilidad en un cartón; y las tiendas tampoco son locales sin estándares de calidad. Todo lo contrario, "cada vez más se capacita al personal para que legalice sus negocios, porque no es solamente un tema de papeles, sino de cultura, además de adquirir la responsabilidad social para que cada día tenga herramientas de innovación, inocuidad y manejo de alimentos", dice Juan Ernesto Parra Collantes, director nacional del programa Fenaltiendas, de Fenalco. Perfiles de tenderos Precisamente, la Universidad de Los Andes y Fenalco realizaron un estudio sobre las tiendas y los arquetipos de tenderos y de consumidores, que permitió determinar diferentes problemáticas en los barrios. Los tenderos se clasifican según cómo y de qué manera venden. Está el selectivo, que segmenta bien el mercado y antes de ser tendero es parte de una familia; otro es el estratega para quien lo importante es vender; y 'el chacho', su comunidad para él es prioridad. Por su parte, los compradores son: la paloma, consumidor que siempre va por precios bajos; alcancía, que siempre tiene monedas en sus bolsillos, como los jóvenes; el 'ututuy', al que le gusta que lo atiendan siempre bien y el 'tetrapack', que siempre compra de acuerdo con los estándares de calidad del producto. De tienda a superete Ver el negocio como una empresa es clave para crecer y llegar a ser superete, el formato de tienda más grande que existe. Es el resultado de un empresario, que busca herramientas para formalizar y tener una administración efectiva de su negocio. De ahí que un número importante de tenderos manejan su establecimiento de manera técnica y profesional. Un programa que vela por la capacitación de los tenderos en Colombia Fenalco, a través del programa Fenaltiendas, a nivel nacional, ofrece asesorías técnicas, jurídicas y contables, con el fin de orientar y atender los requerimientos de los comerciantes en pro del mejoramiento administrativo de sus negocios. "El desarrollo social del canal tradicional es uno de los pilares y por eso buscamos que los tenderos reciban información oportuna acerca de las leyes y normas que deben tener en cuenta, porque involucran su labor, a través de volantes y afiches, como un servicio que apoya la actividad comercial y posibilita su desarrollo en todos los aspectos", asegura Juan Ernesto Parra Collantes, director nacional del programa Fenaltiendas, de Fenalco. Otro objetivo es "sensibilizar y articularnos para capacitar también a la Policía y a los inspectores de salud, para que cuando visiten los establecimientos tengan la información de cuáles son las obligaciones reales de los comerciantes", sostiene Parra. Un líder en cada ciudad Cada año, Fenaltiendas elige el 'Tendero líder' en cada ciudad, quien se caracteriza por ser un empresario modelo, que respeta normas y tiene buenas relaciones con sus proveedores y su comunidad, es responsable, honesto y solidario. Este año, en Bogotá, José Saúl Alarcón ganó el título. Lleva 12 años con su negocio en el barrio Tenerife, donde ha vivido 37 años.ADRVEG

Siga bajando para encontrar más contenido