Gripe amenaza con empeorar la crisis económica

La recesión de Estados Unidos ya ha afectado las finanzas públicas de México y ahora podría verse afectada la industria del turismo y la recreación.

POR:
mayo 01 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-01

Bloomberg. La epidemi de gripe AH1N1, que es una enfermedad mortal, podría reducir el turismo y obligar a los compradores a quedarse en casa. Esto perjudicará todavía más la economía mexicana, afectada ya porque la recesión de Estados Unidos ha reducido la demanda de exportaciones.
El presidente de México,Felipe Calderón, cerró las escuelas hasta el 6 de mayo, canceló los actos públicos y declaró poderes de emergencia para ordenar cuarentenas a fin de combatir la epidemia, que cuenta en ese país con 343 casos confirmados y que ha ocasionado la muerte a 15 personas.
El secretario de Hacienda, Agustín Carstens, dijo que hay un "alto potencial" de que la epidemia afecte la economía, y que los hoteles y los restaurantes resulten ser los más perjudicados.
El producto interno bruto se contraerá más de lo pronosticado este año si se imponen restricciones generalizadas a los viajes y el comercio en México, lo que podría ocurrir si el número de infecciones continuara aumentando, dijo Alberto Bernal, director de investigación sobre renta fija en Bulltick Securities.
Carstens dijo que los inversores no deben preocuparse por la epidemia porque es un problema "transitorio" y el país está preparado.
El Banco Mundial ha acordado dar a México 205 millones de dólares en préstamos para combatir la gripe, informó Carstens. De esa cantidad, se desembolsarán 25 millones inmediatamente para que el Gobierno compre medicinas y equipo para detectar el virus.
Los museos nacionales se encuentran cerrados, las actividades gubernamentales que atraen a multitudes han sido canceladas, algunos restaurantes están vacíos y los residentes de la capital utilizan cubrebocas para salir a la calle. El secretario de Salud, José Córdova, pidió el 25 de abril, aunque no ordenó, el cierre de bares, cines e iglesias.
A la entrada del Palacio Nacional había militares diciendo a los turistas que el edificio, que alberga un famoso mural de Diego Rivera, se encontraba cerrado hasta nuevo aviso. El Ejército repartía cubrebocas en el Zócalo, en pleno centro de Ciudad de México.
Cristiana Correa, turista de Brasil de 29 años de edad, recorría el Zócalo con una guía y un mapa en la mano, intentado encontrar un atractivo turístico que estuviera abierto. Correa dijo que le preocupa no poder ver gran cosa durante su estancia de dos días en la ciudad. "No tengo nada que hacer", dijo. 

Siga bajando para encontrar más contenido