Las grúas en abandono le recuerdan a España su derrumbe económico

Las grúas en abandono le recuerdan a España su derrumbe económico

POR:
mayo 15 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-15

Juan Sancho Toro ganó mucho dinero con el alquiler de grúas de construcción durante los 10 años de auge que experimentó ese sector en España. Hoy tiene unas 800 grúas torre, y no sabe qué hacer con ellas.

"Si alguien quiere, se las vendo todas", afirma Sancho, mientras camina entre un cementerio de torres de acero. "Hasta le regalo un cachorrito que mi mujer adora. Necesito vender, ésa es la verdad".

Durante la última década, las grúas de construcción diseminadas por toda España eran un símbolo de la prosperidad del país. Hoy, son un doloroso recordatorio de su colapso económico. En sitios de construcción en toda España, las grúas permanecen inmóviles.
Muchas terminaron en los libros de los bancos luego de que quebraran las compañías constructoras que las poseían.

Sin compradores en el mercado local, bancos y empresas constructoras en problemas intentan vender en otros países los restos de la burbuja de la construcción. En marzo, Ritchie Bros.

Auctioneers, casa de subastas industriales de Canadá, realizó la mayor subasta en su historia en España. Entre los 2.900 lotes de artículos vendidos a compradores de 58 países había grúas, camiones, excavadoras mecánicas, mezcladores de cemento, tractores y tráileres. Un 90% de las grúas se vendió a países en Europa del Este, África del Norte y el Medio Oriente.

Las grúas torre ¿que se utilizan mucho en la construcción de viviendas, departamentos y oficinas más que para infraestructura como carreteras y puentes¿ se han visto especialmente perjudicadas por la recesión en España.

Rick Nichols, director general de la división de grúas de Terex Corp., señala que las ventas mundiales de grúas de su empresa cayeron 29% interanual en el primer trimestre. En España, no obstante, estima que las ventas de grúas torre cayeron hasta 70%. Incluso cuando logran vender grúas, lo hacen por un tercio de los precios de hace tan sólo dos años, según los constructores.

España se convirtió en uno de los mercados de grúas más importantes del mundo. En su pico económico en 2006, el país inició la construcción de 760.000 viviendas, poco más de la mitad de las de Estados Unidos, cuya población es siete veces superior.

En 2006, casi una cuarta parte del cemento utilizado en los 25 países que integraban entonces la Unión Europea se vertió en España. Ahora, los cementerios de grúas en toda España recuerdan lo mucho que tardará el país en recuperarse. "Nos volvimos completamente locos en España", señala Manuel Sánchez, agente de ventas del mayorista de maquinaria Maquidemolex España.

Sánchez pasa ahora el tiempo vendiendo maquinaria española en el extranjero con grandes descuentos. Hace un par de años, una grúa de construcción mediana y de tres años de antigüedad se vendía por unos 45.000 euros (US$61.380) en España, asegura. Ahora, se venden por 15.000 euros (US$21.460), un precio inferior al de muchos autos nuevos en ese país.

El constructor español de grúas Construcciones Metálicas Comansa SA dice que las ventas de grúas torre en el mercado local cayeron más de 90% en los últimos dos años. Liebherr International AG, empresa alemana que vendió 900 grúas en España en 2006, no ha vendido ni una este año, indica Sancho Toro, representante del grupo.

Sánchez, de Maquidemolex, tiene una idea para las grúas que no se venden: "Quizá deberíamos erigir algunas permanentemente... Como monumento a nuestra locura".

Siga bajando para encontrar más contenido