Grupo ISA mira a E.U. para crecer

Interconexión Eléctrica S.A. (ISA) hoy es el mayor transportador de energía de Latinoamérica, con un total de 38.000 kilómetros de redes en Colombia, Bolivia, Brasil y Perú. Se ha convertido en toda una multinacional en la que trabajan 2.500 personas de distintas nacionalidades.

POR:
noviembre 12 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-12

Pero esta empresa no se conforma con ello y por eso sus planes a futuro son ambiciosos, e incluyen la incursión en el mercado de Estados Unidos, donde está analizando oportunidades que requerirían de elevados recursos de capital. También espera consolidarse en negocios de infraestructura como el transporte de gas y la construcción de carreteras. “Estamos analizando el mercado de Estados Unidos. Aunque no es fácil porque en cada estado uno se enfrenta a un marco de negocios distinto, pero estamos identificando algunos estados para hacer negocios concretos a la vuelta de algunos años”, anticipa Luis Fernando Alarcón, gerente general de ISA. Alarcón fue invitado por PORTAFOLIO a una de sus habituales sesiones sobre ‘Lecciones Empresariales’, y fue allí donde contó cómo ISA se ha convertido en una de las empresas colombianas de más rápida expansión internacional y al mismo tiempo pionera en los procesos de democratización, pasos que fueron seguidos por su ‘hermana’ Isagén y más recientemente por Ecopetrol. ABRIRSE AL PÚBLICO La historia del cambio de ISA comenzó en forma en el 2000 luego de un fracasado intento de privatización. Fue precisamente ese factor el que llevó a pensar en nuevas alternativas para atraer capital fresco. Fue cuando el entonces ministro de Minas y Energía y ex presidente de la Bolsa de Bogotá, Carlos Caballero Argáez, le dio la bandera blanca al proceso de democratización, que ya completa tres emisiones y el cual se ha convertido en un ejemplo. Luego de varios meses de trabajo por parte de un equipo liderado por el hoy presidente de Ecopetrol, Javier Gutiérrez, se cristalizó la venta de los papeles, luego de la cual la Nación quedó como accionista mayoritario. No obstante, se aprovechó la coyuntura para establecer reglas claves de gobierno corporativo. “En el mundo empresarial el mejor mecanismo para manejar una compañía es el mismo mercado, el cual reacciona y castiga cualquier cosa que no se haga bien”, sostiene Alarcón, al referirse a las ventajas que traen los códigos de buen gobierno. MIRAR PARA AFUERA La otra gran lección que ha dejado la fulgurante trayectoria de esta organización, es que hasta entonces lo usual era que las empresas extranjeras llegaran al país a comprar activos y no que las firmas colombianas salieran a adquirir negocios en el exterior. Al principio -con una dosis de cautela- comenzaron a mirarse los negocios en el vecindario. El mismo Alarcón admite que al principio “ni bolas les paraban”, pues el nombre de ISA no les decía nada a los empresarios y hasta había cierta desconfianza propia del desconocimiento del origen de los recursos. Pero como la perseverancia vence lo que la dicha no alcanza, a comienzos de esta década se ganó su primera convocatoria en Perú para construir y operar redes eléctricas, lo cual fue el primer paso en su proceso de expansión regional hasta convertirse en una organización con activos por 8.000 millones de dólares. “Ahora somos un jugador reconocido y admirado. Además los grandes nos han confesado que habían subestimado la capacidad de ISA”, dijo Alarcón Mantilla. El gran salto de ISA lo dio en Brasil en el 2006 con la adquisición de la compañía de Transmisión de Energía Eléctrica Paulista (Cteep), en la cual tienen el 38 por ciento del capital y el control de la misma. Allí son socios de la gigante Electrobrás, que es como una Petrobrás del sector energético. En Perú controlan la transmisión de energía de ese país, luego de una serie de privatizaciones de empresas que prestaban el servicio. También está en Bolivia, con un inversión más pequeña y donde el entorno “es bastante movido”, como dice diplomáticamente el ejecutivo. Así mismo, tiene presencia en Centroamérica, ya que es uno de los nueve socios de la empresa que se ha constituido para concretar la interconexión de esa región, dentro de los parámetros que tiene fijados el plan llamado Puebla-Panamá. Justamente, uno de los objetivos de la compañía colombiana es poner en funcionamiento la interconexión entre Colombia y Panamá en el año 2012, pues ello va a consolidar el negocio de la exportación de energía eléctrica desde Colombia. OTROS NEGOCIOS Paralelo al negocio de la energía, ISA ha entrado en la actividad de portador de comunicaciones, aprovechando la utilización de la infraestructura eléctrica para extender redes de fibra óptica y facilitar las comunicaciones empresariales. Para ello creó su filial Internexa, que se convirtió en una red alternativa a la de Telecom. Hace cinco años ISA acordó con Transeléctrica de Ecuador conectar a Transnexa a la red de fibra óptica y el año pasado se logró la conexión de Lima. Ya se lograron hacer acuerdos con Venezuela para intercambio de transporte con CANTV. “Y estamos en proceso de abrir una compañía portadora utilizando la red en Sao Paulo, y la visión de largo plazo es tener a Latinoamérica y Centroamérica conectadas por una red superficial alterna a los cables submarinos”, sostuvo el gerente. Ese negocio le representaría un 5 por ciento de los ingresos a la compañía. Actualmente, los ingresos de la empresa suman unos 1.500 millones de dólares, y el Ebitda del grupo es de 1.000 millones de dólares, pero como es una corporación donde -en palabras de su gerente- “la generación de caja es una monstruosidad”, se requiere de un plan de inversiones continuo, pero seguro, para sacarle provecho hasta el último centavo que entre. NO HABRÁ MÁS EMISIONES Alarcón asegura que la crisis no golpea a ISA de forma directa, ya que los ingresos son regulados por una fórmula y son como un ‘cheque’ que les llega mensualmente. “Las dificultades están en la expansión. Salir a conseguir los fondos no es fácil ni aquí ni en ninguna parte, lo que nos hará desacelerar el ritmo de inversiones y ser más exigentes en la rentabilidad de cada proyecto”, sostiene el directivo. Por lo pronto, el margen para una nueva emisión de acciones entre el público es muy pequeño, porque al tener el Gobierno el 52 por ciento de la propiedad, es difícil que se salga de una parte de ese porcentaje sin cobrar por el control. Aún así queda la opción de que Ecopetrol venda el 5 por ciento que posee y de esa manera se eliminaría la limitante para llegar nuevo capital en el momento que se necesite. Por otro lado, ISA no descarta trabajar en forma conjunta con los fondos de pensiones para emprender proyectos de infraestructura. '' Ahora ISA es un jugador reconocido y admirado. Ya no nos subestiman los grandes”. '' Se requiere un plan de inversiones continuo para sacarle provecho a los ingresos”. '' Es el mismo mercado el que reacciona y castiga cualquier cosa que no se haga bien”.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido