Habrá edad mínima para pensión en fondos privados

Proyecto de reforma pensional no traerá subsidios para pensiones de más de 10 salarios mínimos. Habrá régimen de transición de entre 10 y 15 años.

Los trabajadores deberán cotizar al menos 1.300 semanas para acceder a una mesada.

Archivo Portafolio.co

Los trabajadores deberán cotizar al menos 1.300 semanas para acceder a una mesada.

POR:
abril 09 de 2013 - 03:36 a.m.
2013-04-09

Los trabajadores afiliados a los fondos privados de pensiones tendrán que cumplir con una edad mínima igual a la que regirá desde el año entrante para el régimen de prima media (57 años para mujeres y 62 para hombres), de acuerdo con el proyecto de reforma pensional que el Gobierno está a punto de radicar en el Congreso, y cuyo contenido conoció EL TIEMPO.

La reforma que, de acuerdo con el ministro de Trabajo, Rafael Pardo, se presentaría esta semana, contempla también revisiones de las cotizaciones y la posibilidad de que estas suban, y descarta que se entreguen subsidios a quienes se pensionen con más de 10 salarios mínimos.

Así mismo, habrá un régimen de transición, que aún no está en el texto del proyecto, pero que sería de entre 10 y 15 años.

La idea de entregarles un subsidio de 86,7 millones de pesos a todos los trabajadores que se jubilen, sin importar la cuantía de la mesada, fue retirada por el Gobierno, luego de haberse estrellado con una fuerte resistencia de las centrales obreras y gremios empresariales.

Ahora, de acuerdo con el proyecto de reforma pensional, de esa gabela estatal quedarían excluidos quienes en el régimen de ahorro individual (Rais) puedan financiarse una pensión superior a 10 salarios mínimos (5’895.000 pesos este año).

Uno de los objetivos de la reforma es reducir la desigualdad, y la iniciativa oficial no avanzaba por ese camino. Trabajadores y empresarios coincidieron en pedirle al ministro, Rafael Pardo, que los subsidios solo se otorgaran a los más pobres, punto en el que insistirán para bajar más el límite de los 10 salarios mínimos.

El planteamiento oficial es que el sistema de pensiones se soporte en dos pilares: uno solidario (régimen de prima media, RPM, administrado actualmente por Colpensiones), al cual se harán aportes sobre el primer salario mínimo que devengue un trabajador; al otro pilar ingresarán las cotizaciones que se hagan sobre el exceso de un mínimo y se regirá por las normas del Rais o de ahorro individual, que hoy manejan las privadas administradoras de fondos de pensiones y cesantías (AFP).

Cumplidas las exigencias para tener derecho a una pensión, esta se compone de dos partes: una mesada igual al salario mínimo que entrega el primer pilar más la que arrojen los ahorros y rendimientos del segundo pilar.

EDAD EN FONDOS PRIVADOS

No obstante, el proyecto de reforma establece que uno de dichos requisitos para pensionarse es que el afiliado al sistema haya cumplido 57 años, las mujeres, y 62, los hombres, condición que no existe hoy en el Rais si el trabajador, a cualquier edad, tiene en su cuenta individual los ahorros suficientes para comprar una mesada vitalicia ligeramente por encima del salario mínimo.

La iniciativa también contempla que para tener derecho a la pensión mínima, la que concede el primer pilar, además de cumplir con la edad, el afiliado tiene que haber cotizado no menos de 1.300 semanas, que es la exigencia del RPM para el 2015.

En el Rais, con la normatividad vigente, se pide un mínimo de 1.150 semanas y 57 y 62 años de edad, hombres y mujeres, respectivamente, si el afiliado debe acudir a un subsidio para poder jubilarse.

Hoy, la tasa de cotización al sistema es igual al 16 por ciento del ingreso del trabajador (12 puntos los paga el empleador y cuatro puntos, el afiliado) y solo se modifica mediante una ley.

El proyecto pensional señala que para garantizar la sostenibilidad del RPM dicha tasa se revisará cada 5 años y puede ser ajustada con un decreto presidencial, siempre y cuando haya aumentado la expectativa de vida al nacer y que, por el comportamiento de las tasas de interés, el subsidio otorgado a la pensión mínima tienda a superar el 65 por ciento de su valor.

Es un hecho que la reforma definirá un periodo de transición una vez sea aprobada, es decir, un tiempo durante el cual se respetarán los actuales requisitos para pensionarse y la forma de calcular la mesada. Aunque esto todavía no aparece en el articulado conocido por este diario, fuentes oficiales dijeron que podría estar entre 10 y 15 años.

DURA RESISTENCIA DE PRIVILEGIADOS A LA ELIMINACIÓN DE LOS SUBSIDIOS

La solución a la muy baja cobertura pensional pasa por eliminar el problema estructural de fondo, que es la informalidad laboral, dice el presidente de Asofondos (gremio de las AFP), Santiago Montenegro. Esa realidad hay que confrontarla tarde o temprano, enfatizó el directivo, cuyo gremio y la Federación Internacional de Administradoras de Fondos de Pensiones (FIAP) realizarán en Cartagena, el jueves y viernes, su sexto congreso, con la presencia, entre otros, del Premio Nobel de Economía del 2010, Christopher Pissarides, quien va a analizar el mercado laboral.

¿Es afortunada la coincidencia de esta cumbre de las AFP con la discusión que se está dando en Colombia sobre la reforma del sistema de pensiones?

Sí. Lo que hay que pensar es en el bien general de la sociedad.

Hay que tener en cuenta unos principios sólidos, pues las políticas se derivan de esos principios. El punto de partida es bueno: la importancia de aumentar la cobertura, que haya realmente equidad, que el sistema pensional sea sostenible.

¿Y la informalidad laboral?

La gran reforma pensional es la eliminación de la informalidad laboral. Por más que hagamos en el sistema, no vamos a aumentar la cobertura, porque esta tiene un límite que le impone el mercado laboral, donde predomina la informalidad.

¿Las discusiones del Congreso de esta semana aportarían insumos para el debate en Colombia?

Por supuesto, porque allá van a estar el presidente Juan Manuel Santos, los ministros de Hacienda y del Trabajo, un grupo grande de parlamentarios, dirigentes empresariales y de trabajadores, académicos, entre otros.

¿Cree que las discusiones que se han dado en Colombia sobre la reforma pensional han logrado permear posiciones muy radicales?

Falta profundizar en la discusión para permear más. Creo que se ha avanzado en algunos temas, en los principios. Creo que ha permeado la necesidad de eliminar los subsidios en el régimen público, y esto, por supuesto, está creando unas resistencias muy grandes de grupos privilegiados que se han beneficiado de regímenes especiales.

Jorge Correa C.

Redacción de Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido