Un 'halcón' alemán pone la mira en la presidencia del BCE

Un 'halcón' alemán pone la mira en la presidencia del BCE

POR:
enero 22 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-22

Cuando Axel Weber, el presidente del Bundesbank, el banco central alemán, subió recientemente al escenario del histórico teatro de la ópera de esta ciudad para dirigirse a otros banqueros europeos en una conferencia, pronunció una reprimenda.

"Nos importa un comino lo que digan" acerca de la regulación, dijo a los banqueros. "Simplemente, la vamos a poner en práctica". La gestión de riesgos del sector bancario, añadió, "no se ha mantenido en buen estado", en parte porque los banqueros se fiaron de agencias de calificación que no ofrecen ningún valor agregado.

Esta postura combativa sumada a señales emitidas por el gobierno alemán han alimentado las especulaciones de que Weber, un miembro del consejo de política monetaria del Banco Central Europeo, está montando una campaña poco sutil para ser el próximo presidente del BCE, considerado entre los puestos más poderosos de Europa. Los ocho años de mandato del actual presidente, Jean-Claude Trichet, expiran en octubre de 2011.

Partidarios de Weber dicen que él añadirá una voz fuerte a los círculos que deciden las políticas económicas de la región. Pero en el mundo formal de los bancos centrales, el estilo directo de Weber ¿un contraste en relación al enfoque diplomático de Trichet¿ también suscita dudas sobre lo que su presidencia podría significar para la zona euro.

La elección de Weber, un reconocido "halcón" del déficit y la inflación, en el molde tradicional del Bundesbank, enviaría una señal clara de que el BCE no se apartará de un curso conservador y antiinflacionario.

En momentos en que el BCE trata de hacer frente a las consecuencias del exceso de gastos de algunos países miembros, especialmente Grecia, la experiencia de Weber como un opositor radical del déficit ha dado un impulso a su imagen.

"El déficit excesivo puede causar tensiones con la política monetaria", y podría exigir mayores tasas de interés si no se corrige, dijo Webber en una entrevista con The Wall Street Journal.
Otro candidato para la presidencia del BCE es el gobernador del Banco de Italia, Mario Draghi, quien, como Weber, es muy respetado en los círculos financieros mundiales.

El currículo de Weber evoca el del presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, con una larga carrera académica, seguida de un período como asesor económico del gobierno.

Draghi es visto como más reservado sobre sus puntos de vista acerca de la inflación que Weber, lo que hace difícil para los analistas clasificar al italiano en una de las tradicionales categorías de halcón o paloma. Sin embargo, el largo historial de déficit galopante y devaluaciones de moneda de Italia podría contar en su contra en un momento en que la falta de disciplina fiscal en algunos países de la zona euro amenaza con socavar la moneda común.

Un portavoz del Banco de Italia no quiso hacer comentarios.
Weber señaló recientemente que se siente cómodo con las tasas de interés del BCE en el nivel históricamente bajo actual debido a la ausencia de presiones inflacionarias, una medida que podría aliviar las preocupaciones de los países con altos déficits, como Italia y España, del que él sería un típico banquero del Bundesbanker que presionaría por tasas más altas a la primera oportunidad. Sin embargo, dado su estilo de mano dura, algunos creen que una presidencia de Weber podría aumentar las tensiones dentro del bloque de la moneda común, y que eso podría agregar volatilidad al euro.

Weber y Draghi se sitúan a la delantera de una carrera que podría traer otros contendores. Pero la competencia ya empieza a tomar forma. Recientemente, los funcionarios europeos cuestionaron los candidatos para el cargo de vicepresidente, que se abre en cuatro meses.

La decisión sobre los candidatos, de Bélgica, Luxemburgo y Portugal, tendrá consecuencias para la elección del nuevo presidente, ya que una mezcla de ideología económica y la nacionalidad se toma en cuenta a la hora de elegir los responsables de las políticas del BCE.

Siga bajando para encontrar más contenido