¿Hambruna a la vista?

¿Hambruna a la vista?

POR:
mayo 14 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-14

Desde hace algunas semanas el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, ha estado advirtiendo sobre las graves consecuencias que se podrían generar por el incremento en los precios de los alimentos.

En las llamadas reuniones de primavera del Fondo Monetario Internacional y el Banco, celebradas el pasado 14 de abril en Washington, dijo que cerca de 100 millones de personas en países de ingreso bajo se habían hundido más en la pobreza por la duplicación de los precios de los alimentos en los últimos tres años.

Y el Director Gerente del FMI señaló que la crisis podría producir en los mismos países "un enorme déficit en la balanza comercial que podría perturbar sus economías".

Calificó ,el señor Zoellick, la crisis como desastre no producido por causas naturales, sino por causas atribuibles a políticas de los países. Están en riesgo no solamente la vida de los más pobres, sino también los compromisos asumidos globalmente por los países.

Estos se comprometieron en el año 2000 a erradicar la pobreza extrema y el hambre para el año 2015 y para ello quedan 8 años, lo que significa un esfuerzo enorme y coordinado para cumplirla. Esa tarea le corresponde a los organismos multilaterales, incluidos los bancos regionales, a los gobiernos y a la llamada sociedad civil.

Son varias las causas que el informe del Banco identifica para explicar el aumento de los precios de los alimentos. El incremento de los precios de la energía, como el del petróleo, de los fertilizantes, y el uso de los biocombustibles, que precisamente se usan para sustituir al petróleo como fuente de energía. Alimentos como el arroz, el trigo, el maíz, el sorgo y el aceite de palma se transforman en combustible para alimentar los tanques de los vehículos y no los estómagos de la gente.

Los Estados Unidos, dice el informe, "que provee más del 60 por ciento de las exportaciones de maíz en el mundo", han destinado una cuarta parte de su cultivo para atender la demanda de biocombustibles. Esa demanda altera las prioridades, pues ya no se siembra para alimentar, sino para producir energía.

Ante la crisis alimentaria se han sugerido varias medidas: ampliar las redes de protección social, crear programas de alimentación escolar, y la más lógica, que es aumentar la producción agropecuaria.

Para ello, se requiere de verdaderos ministerios de agricultura que se dediquen a lo suyo, es decir, a velar por el campo y a defender a los agricultores. La apertura económica causó estragos en la producción del campo y miles de campesinos dejaron de sembrar y se convirtieron en desplazados. El aumento de la producción de alimentos puede requerir de medidas proteccionistas y a esa protección no hay que tenerle miedo.

Mañana se inicia en Lima la Cumbre Europa-América Latina. En la agenda de los presidentes está el tema de la pobreza. Ojalá pasen de la retórica a las acciones.

Siga bajando para encontrar más contenido