Se han generado mitos alrededor del tema minero

Con el objetivo de conocer el avance de La Colosa, que sería el proyecto aurífero más grande del país, Portafolio habló con el presidente de AngloGold Ashanti en Colombia, Rafael Herz.

POR:
septiembre 27 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-09-27

¿En qué va La Colosa? Estamos explorando de nuevo desde agosto del 2010. Para terminar los estudios, que son principalmente de carácter científico y técnico, y que nos dirán si este proyecto es o no viable desde el punto de vista técnico, financiero, ambiental y social, necesitamos al menos tres años más. El proyecto se ha vuelto famoso por los obstáculos, ¿cuáles han sido los principales? Podrían agruparse en dos. Primero, la sustracción de reserva forestal. La Colosa no está en zona protegida. La zona de reserva forestal se crea mediante la Ley 2ª de 1959, cuya finalidad principal era promover la industria maderera en el país y delimitar, posteriormente, zonas de protección ambiental, lo cual nunca ocurrió. AngloGold Ashanti fue la primera compañía a la que se le pidió hacer la sustracción para la fase exploratoria, en un cambio de interpretación normativa, lo cual significó 27 meses con el proyecto detenido. Todo esto para una etapa preliminar con bajísimo impacto ambiental, totalmente reversible. Se otorgó un uno por ciento del área solicitada, que es insuficiente para terminar los estudios de prefactibilidad, por lo que vamos a tener que pedir una nueva sustracción en la que el área a otorgar y el plazo de otorgamiento son indeterminados. ¿Hay otro? El segundo tema está relacionado con la Corporación Autónoma Regional, Cortolima, encargada de dar los permisos de vertimientos y las concesiones de agua, entre otros. Hemos tenido que esperar hasta dos años para recibir algunas de las concesiones solicitadas, lo cual nos obligó a comprar agua fuera del departamento y usar agua lluvia, una vez recibimos la autorización para adelantar la exploración. Y ¿cuál es la discusión y el problema alrededor del tema agua? En la fase de exploración estamos usando 4 litros por segundo y lo máximo serían 8 litros por segundo. Eso es menos que lo utilizado en una finca de recreo. Para la fase de producción, aún se debe revisar y decidir de cuál cuenca se estaría tomando agua. Lo importante es que desde ya este proyecto tendrá que demostrar que no habrá impacto ni en la calidad ni en la cantidad de agua, de lo contrario no sería viable. Más aún, creemos que el proyecto tendrá un impacto positivo con respecto al agua, por programas de compensación ambiental como la reforestación y el manejo de las cuencas, además de regulación hídrica que permitirá aumentar la oferta de agua en época de sequía. La discusión alrededor del tema agua no ha tenido en cuenta los hechos ni los argumentos técnicos y ha sido aprovechada irresponsablemente de manera política. ¿Qué significa el Proyecto La Colosa para el país? Sólo en términos económicos, La Colosa significa 500 millones de dólares al año durante al menos dos décadas en pagos al estado que incluyen regalías, impuestos locales y nacionales, más 200 millones adicionales en compras, contrataciones locales y regionales. Vale la pena mencionar que, por cada dólar de utilidad de un proyecto minero, más de 80 centavos se quedan en el país. A esto se suma una inversión de unos cuatro mil millones de dólares para la construcción y desarrollo de un proyecto como la Colosa. ¿Qué ganaría un municipio agrícola como Cajamarca con un proyecto minero? Desarrollo, calidad de vida y sostenibilidad en cuanto a su vocación actual, agrícola y pecuaria, y en general frente a temas ambientales y sociales. Cajamarca es el primero que se beneficia por una presencia adicional del Estado en proyectos de desarrollo regional que se genera en las zonas donde hay minería. Además, AngloGold Ashanti tiene una política de inclusión que privilegia las compras y contrataciones locales, así como la mano de obra local. La minería, además, exige el desarrollo de infraestructura y nuevas industrias, lo cual se traduce en nuevos y mejores ingresos para el Municipio y el Departamento. Si todo eso es tan bueno, ¿a qué se debe la oposición? Hay varias razones. Creo que lo principal es debido a los pocos referentes que hay en el país, y por ende se han generado una serie de mitos alrededor del tema minero que se han creído sin cuestionar. De ahí surgen expresiones como minería o agua, minería o vida, minería o agricultura. Creo que este debate está equivocado y se ha impuesto de manera irresponsable. La pregunta es cómo hacer, como lo han hecho tantos países, una minería responsable que no sólo conviva, sino complemente de manera exitosa la minería con la protección ambiental y con la vocación agropecuaria. La pregunta tiene que ser por el cómo. El país debe concentrarse en ser exigente en implementar los más altos estándares y en establecer acuerdos entre sus ministerios para que esta locomotora pueda avanzar. - La minería ilegal ha generado recursos para unos pocos La minería ilegal ha generado recursos para unos pocos y se ha convertido, como denuncia la misma Policía, en combustible para los grupos al margen de la ley. Este tipo de minería ilegal a gran escala, que hay que diferenciar de la minería artesanal, no representa ingresos fiscales ni desarrollo comunitario, y a la vez causa un enorme daño ambiental y social. El Gobierno se ha encargado de perseguir la minería ilegal y eso ha sido de suma importancia, pero el control no sólo puede ser policivo. Más importante aún es subir los costos para la minería ilegal y bajar los costos de entrada, especialmente en la fase de exploración, a la minería legal, social y ambientalmente responsable. Esto no puede significar bajar los estándares, sino, por el contrario, tomar la decisión definitiva de hacer de esta una locomotora de progreso y bienestar bajo los más exigentes parámetros. HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido