En los hatos del país hay más casos de estomatitis vesicular; conozca más sobre esta enfermedad

El gerente del ICA, Rafael Sanmiguel, pidió a los ganaderos hacer medidas de control para impedir la infestación de los animales.

Finanzas
POR:
abril 09 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-09

La estomatitis vesicular, una enfermedad que afecta a los bovinos, porcinos, equinos, ovinos y caprinos, con características similares a la fiebre aftosa, viene en aumento en el país, reconoció el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), que hizo un llamado a los ganaderos para que vacunen sus animales contra esta enfermedad.

Durante este año se han confirmado 107 focos del mal, mientras que en 2009 y a la misma fecha se habían reportado 33 focos. "La estomatitis vesicular es endémica en Colombia y la ganadería está en constante peligro contraerla por su ubicación en zona tropical, además, después de las lluvias se aumentan los focos, por lo que es necesaria la vacunación y en caso de presencia su notificación es obligatoria ante las autoridades sanitarias", dijo Sanmiguel.

La estomatitis vesicular es producida por un virus del cual existen en Colombia dos tipos: el New Jersey e Indiana, con los subtipos I, II y III, caracterizándose por la producción de vesículas o erosiones en la mucosa oral, en la piel de los pezones o en la piel de las patas y raramente hay mortalidad.

"El cuadro clínico de la estomatitis es similar al de la fiebre aftosa, por lo que se hace necesario diagnosticarla en el laboratorio. "Su transmisión se realiza principalmente por la picadura de zancudos y la presencia de moscas y en menor grado por el contacto directo entre animales, inhalación a través de la nariz o boca. Es poco el conocimiento que se tiene de la ecología del virus", explicó Rafael Sanmiguel, gerente del ICA.

Por último, el funcionario pidió a los ganaderos tener en cuenta medidas de control como la vacunación del hato cada cíclica seis meses y la desinfección de las personas que manejan los animales, de las instalaciones, de los animales de la finca, vehículos, del agua de bebida, equipos e instrumentos, ropas, zapatos y de los suelos.

También, el tratamiento de los insumos y subproductos y realizar un control de vectores de la enfermedad, reducir las aguas estancadas y fumigar.