Hay apoyos de varios tipos a la hora de dejar el cigarrillo

Por un lado están los sustitutos de la nicotina, parches o chicles que lo que hacen es mantener un nivel en la sangre para que la dependencia no genere ansiedad en los pacientes.

POR:
julio 25 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-25

Sin embargo, para el neumólogo Alejandro Casas, de todas formas resultan perjudiciales, ya no para el pulmón y sí para el corazón porque se ingiere nicotina. Son programas en los que se debe ir bajando la intensidad hasta que ya no se necesite.

Después de estos han aparecido medicamentos que disminuyen las ganas de fumar y son antidepresivos. Pero aunque muchos dejaban de fumar tenían efectos secundarios como sueño, cansancio, boca seca y, en los jóvenes, alteración en la capacidad de raciocinio.

Los más recientes, llamados antinicotínicos, tienen la función de ubicarse en los espacios donde la nicotina actúa en el cerebro y ponen una barrera. El éxito puede llegar al 50 por ciento y mucho más si el paciente está en un programa en una clínica de suspensión del tabaquismo.

"Este tiene distintas fases de intensidad. Las primeras dos semanas, hay que hacer reuniones por lo menos seis veces para que los pacientes reciban apoyo, no solo por parte del médico sino de nutricionista, psicólogo y fisioterapeuta", dice el neumólogo. Toma alrededor de seis meses y luego viene un seguimiento para evitar que el paciente recaiga. El tratamiento puede costar entre 800.000 y 900.000 pesos.

Siga bajando para encontrar más contenido