Ya hay compromisos de inversión por $3,7 billones en las nuevas zonas francas

Eso aseguró el ministro de Comercio, Luis Guillermo Plata, quien confirmó también que con el nuevo régimen se crearán 26.000 empleos directos formales y otros 75.000 indirectos y vinculados.

POR:
julio 03 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-03

El funcionario explicó que, además de modificar el esquema tributario de las zonas francas, haciéndolo mucho más atractivo para los inversionistas nacionales e internacionales, el otro cambio significativo del nuevo régimen (Ley 1004 del 2005 reglamentada el año pasado) es que ahora una empresa puede ser declarada zona franca sin necesidad de estar ubicada en un lugar predeterminado, sino que puede adquirir esa característica en el mismo punto donde funciona actualmente.

Para ello, debe cumplir con unos montos mínimos de inversión, de generación de empleo con todas las prestaciones y garantías laborales y la introducción de avanzadas tecnologías.

Los beneficios del nuevo régimen los ejemplifica Plata con casos como el de la planta de vidrio flotado que, con una inversión de 154 millones de dólares, se montará en Soacha, al sur de Bogotá. Sin el nuevo régimen, no hubiera sido posible, asegura el funcionario.

Plata comentó que el proyecto de la firma Vidrio Andino, que aplicará una tecnología que no existe en el país, se remonta a 1997, pero que las normas colombianas sobre zonas francas (impuesto de renta, aranceles, IVA, obligación de exportar) desanimaba a los inversionistas.

Lo mismo dice de la inversión que por 213 millones de dólares hará el grupo brasileño Votorantim en Belencito (Boyacá) en las instalaciones de Acerías Paz del Río, y de otros 26 proyectos que se ejecutarán en diferentes puntos del territorio nacional.

Otros no las ven tan bien

Para analistas como el director de Fedesarrollo, Mauricio Cárdenas, el nuevo régimen franco es una verdadera reforma tributaria que, al reducir los impuestos, va a tener efectos negativos en los ingresos fiscales.

María del Pilar Esguerra, directora del Observatorio de Competitividad de la facultad de Administración de Empresas de la Universidad de los Andes, considera que las que llama "zonas francas a la carta" contribuyen a los malos resultados en las percepciones sobre el ambiente de negocios en Colombia recogidos por las encuestas para el Foro Económico Mundial.

Para Luis Guillermo Plata, esas apreciaciones obedecen a que los analistas no están bien informados, porque con la nueva normatividad sobre las zonas francas el país no pierde y estas, afirma, son un elemento transformador de la economía colombiana que, como el resto de países, compite por la inversión internacional.

La tarifa general del impuesto a la renta es de 33 por ciento, pero en las zonas francas se reduce a 15 por ciento. De acuerdo con los análisis sobre la competitividad colombiana, el Gobierno concluyó que ese nivel de 15 por ciento era el más competitivo, dijo el Ministro.

Antes, agregó, los ingresos obtenidos por las exportaciones de las empresas cobijadas por el régimen franco no pagaban impuesto de renta, pero como esto se considera un subsidio prohibido por la Organización Mundial de Comercio (OMC) fue desmontado.

Ahora, sin importar si son ventas nacionales o al exterior la tarifa es de 15 por ciento.

A la nueva inversión, "la que no existía, la que no existe", enfatiza Plata, que trae tecnología nueva, crea puestos de trabajo y se acoge al régimen vigente de zonas francas paga 15 por ciento en renta, lo que significa un aumento de los ingresos fiscales.

De otro lado, agregó que la nueva figura de las zonas francas uniempresariales (ZFU) es para grandes inversionistas, quienes tienen que cumplir unas condiciones más exigentes que las previstas para el esquema tradicional.

Además, las empresas existentes que quieran convertirse en ZFU deben invertir no menos de 160 millones de dólares y duplicar su renta líquida gravable en un periodo de cinco años, dijo el Ministro de Comercio, según cálculos de la Dian, a mediano plazo no significaría una caída de los ingresos del fisco.

De todas maneras, las empresas que se transformen en ZFU, como Acerías Paz del Río, solo comenzarán a gozar del beneficio del 15 por ciento de tarifa de renta cuando hayan terminado la inversión de los 160 millones de dólares y creado los empleos a los que se comprometieron.

Hay que tener en cuenta que las condiciones mínimas de inversión y empleo dependen de si el proyecto es agroindustrial, de bienes, de servicios, de servicios de salud o sociedad portuaria (en general, a mayor inversión se reduce la obligación sobre el número mínimo de puestos de trabajo).

Y aunque en la Dian están muy contentos con las inversiones previstas, también les preocupa que en medio de la proliferación algunas de las empresas que se beneficien de los incentivos tributarios le 'hagan conejo' a la ley.

En el II congreso de zonas francas organizado por la Andi la semana pasada en Cali, el director de la Dian, Óscar Franco, advirtió que empresa que viole las disposiciones será cerrada. Lo que se espera es que todos los beneficios tributarios que tendrán estas zonas sean compensados con mayor generación de empleo y crecimiento económico.

En dicho encuentro, el presidente de la Andi, Luis Carlos Villegas, expresó que los resultados de las zonas francas en inversión y empleo obligan a un debate sobre la estructura general del régimen tributario empresarial, porque, comentó, es evidente que la economía gana si las empresas pagan menores tasas impositivas.

Los beneficios, según el dirigente gremial, "van de lejos sobre los sacrificios aparentemente se pueden estar haciendo, porque finalmente, como lo dice la Dian, terminan en mayores ingresos por la generación de nuevas inversiones, negocios y empresas".

Gabelas tributarias

Tarifa única de impuesto de renta de 15 por ciento (excepto para usuarios comerciales).
  • No se causan ni se pagan impuestos aduaneros (IVA, arancel) para productos importados.
  • Exención de IVA para materias primas, insumos y bienes terminados que se vendan desde territorio aduanero nacional a los usuarios industriales.
  • Exención del IVA a las exportaciones, que además se benefician de los acuerdos comerciales internacionales.
  • Descentralización

    El nuevo régimen franco para las empresas que adquieran este estatus, desde la óptica del Ministerio estimula la descentralización de las inversiones tanto a nivel departamental como de municipios mejorando significativamente el volumen y la calidad del empleo en pequeñas y medianas localidades.

    Así, Cundinamarca está a la cabeza, con nueve zonas francas, seguido por Bolívar, con cinco; Valle del Cauca, con tres; Atlántico, Antioquia, Magdalena y Boyacá, con dos cada uno; y Santander, Cauca y Caldas, con una cada uno.

    Meta: 50 en el 2008

    La meta del Ministerio de Comercio es que antes de finalizar este año el país cuente con 50 zonas francas, objetivo que considera se puede conseguir sin mayores dificultades dado el entusiasmo entre el empresariado local e internacional.

    La semana pasada ya habían sido radicadas tres nuevas solicitudes y se esperaba la presentación de otras dos a las cuales se espera dar pronta respuesta.

    Las pymes también caben

    El director de la Cámara de Usuarios de Zonas Francas de la Andi,  Édgar Martínez, aseguró en el reciente congreso de Cali que el auge de este mecanismo de inversión indica que no solo se ha consolidado, sino que se constituye en una opción real de generación de empleo e inversión en todo el país.

    Agregó que una de las modificaciones más importantes de la nueva legislación es que las compañías que funcionen en las zonas francas ya no tienen la obligación de ser exportadoras, lo que quiere decir que las pequeñas empresas también tienen la oportunidad de ser más competitivas y rentables a través de ese mecanismo.

    Siga bajando para encontrar más contenido