Lo que hay detrás del relevo en la Andi

La tensión política entre Uribe y Santos llegó hasta la elección del presidente del poderoso gremio. Estos son los hilos de la puja.

POR:
octubre 27 de 2013 - 03:06 a.m.
2013-10-27

No solo porque hace casi 18 años que la Asociación de Empresarios de Colombia (Andi) no cambiaba de timonel, sino por el coyuntural momento de crisis que vive la industria (hace un año no levanta cabeza), la elección del presidente del gremio, cuyo nombre se oficializará el martes 5 de noviembre, ha estado más agitada que nunca.

Es más, a esa elección alcanzó a llegar la tensión política que hay entre el presidente Juan Manuel Santos y su antecesor en Palacio, el exmandatario Álvaro Uribe Vélez.

En público, todo el mundo prefiere guardar silencio sobre esta disputa, pero al final la situación quedó en evidencia.

Y es que la Andi es un conglomerado poderoso, representativo de uno de los sectores tradicionalmente punteros de la economía y del empleo, integrado por más de 3.000 empresas, que venía siendo liderado por Luis Carlos Villegas, el décimo presidente del gremio.

Luego de su renuncia, en agosto, para irse como embajador en Washington, se conformó una comisión especial integrada por varios miembros de la junta directiva de la Andi, la cual escuchó las propuestas de los cuatro finalistas. Entre ellos figuran dos exfuncionarios del gobierno de Uribe: Luis Guillermo Plata, ministro de Comercio, y Hernando José Gómez, jefe negociador del tratado de libre comercio (TLC) con Estados Unidos.

También están Bruce Mac Master, viceministro de Hacienda y director del Departamento de la Prosperidad Social en el gobierno Santos, y Camilo Marulanda, con larga trayectoria en la estatal Ecopetrol, y actual presidente de Cenit, filial de la petrolera.

La batalla por la presidencia de la Andi se fue arreciando. Este gremio ya no solo es de industriales, sino que prácticamente incluye a todo el sector privado, desde manufacturas, agroindustria, servicios, hasta minería y petróleo, entre otros.

Por eso, para los gobiernos es clave contar con su apoyo, porque el respaldo del sector privado es garantía de un espaldarazo a las políticas públicas que se formulen para impulsar el desarrollo.

Pero hay quienes creen, como Luis Prieto Ocampo, exdirector de la agremiación, que se requiere conservar la independencia para que las manifestaciones de la Andi puedan tener impacto. En ese sentido, empresarios consultados señalan que en el sector privado se escuchaban voces que sentían demasiada cercanía entre Villegas y el gobierno de turno.

Ese malestar y lo que sucede con el proceso de paz definen sus posiciones con el candidato a dirigir la Andi. Unos creen que sí habrá acuerdo, y le han expresado a la Casa de Nariño su deseo de ayudar en el posconflicto, para lo cual creen que el mejor canal lo encuentran con Mac Master.

Para impulsar su nombre fueron determinantes el exministro de Comercio y ahora presidente de ‘la U’, Sergio Díaz-Granados, quien sabe de economía y de política, los dos factores claves para esta especie de cabildeo.

Por otra parte, hay un sector que, si bien respalda las decisiones del Gobierno, no cree en las buenas intenciones de las Farc. En este escenario se estaba moviendo Uribe, para impulsar su apuesta, que, según varias voces, era su exministro Plata.

En medio de la puja, cuando se conocieron los cuatro finalistas, a los que se llegó después de una lista de 40, hasta hubo reservas con la candidatura de Mac Master. Parecía claro que era el preferido de Santos, pero el Presidente, después de la tensión generada, lanzó un tuit para aclarar que no era su candidato. Uribe se la jugó por buscar adeptos entre el empresariado, pero al parecer pesó más el poder del Ejecutivo, sumado a la trayectoria económica y social de Bruce. Hoy, Mac Master ya cuenta con la venia de la comisión electoral y solo espera el guiño de toda la junta directiva de la Andi.

UN LÍDER GREMIAL EN OTRO CUENTO

El nombramiento de Villegas en la comisión de diálogo del Gobierno en La Habana, para la negociación de la paz con la guerrilla, generó más inquietud en círculos industriales. No solo porque esa labor absorbió al presidente de la Andi, ausencia que coincidió con la caída de la industria durante cuatro trimestres seguidos.

El sector está aportando menos del 12% de la producción económica, cuando una década atrás llegaba a poner más del 14. Empresarios aseguran que ha habido, incluso, subsectores industriales que durante los últimos años han considerado la posibilidad de retirarse del gremio. Otros llegaron a conformar la llamada Coalición para la Promoción de la Industria Colombiana, un centro de estudios que busca hacer pronunciamientos y reclamos públicos.

Siga bajando para encontrar más contenido