Hay dudas de si acuerdo sobre hidroeléctrica de Itaipú, la más grande del mundo, va a Congreso de Brasil

Según el nuevo acuerdo, Paraguay recibiría US$360 millones al año desde 2010; producto de la represa históricamente ha favorecido a Brasil, pues le ha permitido obtener energía 'a precio de huevo'.

POR:
julio 28 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-28

El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, dijo este martes que existen dudas sobre la necesidad de someter al Congreso de Brasil el acuerdo al que llegó con su homólogo brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, sobre los beneficios de Paraguay en la hidroeléctrica de Itaipú.    

Lugo se expresó en esos términos tras entregar al presidente del Congreso paraguayo, el senador Miguel Carrizosa, la copia del acuerdo refrendado el sábado último con Lula en el marco de una reunión bilateral en Asunción.    

"Algunos puntos quedaron en la duda", expresó el mandatario en alusión al eventual análisis de lo acordado en el Parlamento de Brasil, en donde, según medios de prensa asuncenos, el tema ya ha generado posturas encontradas en un sector de la oposición.    

En sintonía, el director en Asunción de Itaipú, Carlos Mateo Balmelli, dijo en la víspera que el tipo de acuerdo refrendado entre Lugo y Lula "en el caso paraguayo pasa por el Parlamento", pero consideró que "no siempre" deben ser sometidos al Legislativo brasileño.    

Lugo explicó que existen opiniones dispares ya que un "acuerdo anterior no pasó por el Congreso brasileño, pero la diferencia de la oferta era menor, se pasó del 4 al 5 por ciento, pero ahora pasamos del 5 al 15 por ciento, en referencia a los recursos que Paraguay debe recibir por la cesión de energía.    

El nuevo acuerdo establece que Paraguay reciba 360 millones de dólares al año a partir de 2010, por la cesión a su socio de la parte de energía que no consume, frente a los 107 millones de 2008.    

Por su parte, Carrizosa señaló que, a pedido de Lugo, están dispuestos a mediar ante sus homólogos brasileños en caso de que el acuerdo deba ser aprobado por esto últimos.    

El titular del Legislativo paraguayo agregó que el tema "referido al factor de ajuste, la libre disponibilidad de energía y las condiciones de su venta" serán tratados por el órgano que preside.    

En cuanto al nuevo acuerdo, que es el resultado de una serie de reclamaciones de Paraguay en Itaipú iniciadas hace casi un año, Lugo opinó: "No puede ser considerado una migaja porque todavía no conseguimos nada".    

Con esas expresiones, el mandatario salió al paso de las críticas de políticos y de algunos medios de prensa locales que consideraron que Paraguay no obtuvo mayores beneficios en esas negociaciones.    

"Moralmente y jurídicamente es un paso importante", sostuvo el jefe de Estado, quien acotó que "desde el punto de vista de la dignidad no se puede cuantificar ni medir en números, pero sí iniciar una etapa respeto, de igual a igual" en la hidroeléctrica.    

El acuerdo también prevé una inversión de 450 millones de dólares proveída por Itaipú para construir una red de transmisión de 500 kilovatios de la represa hasta Villa Hayes, cerca de Asunción.    

El acuerdo reconoce, igualmente, "la conveniencia" de que la estatal Administración Nacional de Electricidad (Ande) "pueda gradualmente, a la brevedad posible, comercializar en el mercado brasileño energía de Itaipú correspondiente a los derechos de adquisición de Paraguay".    

El tratado constitutivo de la represa prevé que cada país tiene derecho al 50 por ciento de esa energía y que la electricidad no utilizada debe ser vendida al otro socio a precio de costo.    

Paraguay, que cubre casi todas sus necesidades con el 5 por ciento de su cuota y le vende el resto de su parte a la empresa estatal brasileña Eletrobras, exige libertad para comercializar esa energía incluso en terceros países y a precios de mercado.    

La renegociación del Tratado de Itaipú, firmado en época de dictadura en ambos países y que según Brasil no puede ser modificado hasta su fecha de vencimiento, en 2023, para poder ofrecerle su energía excedente a precios de mercado a otros países, fue una de las principales banderas en la campaña electoral de Lugo.    

El acuerdo, de 31 puntos, también incluye obras de infraestructura en Paraguay, entre ellas dos nuevos puentes entre ambos países, para dinamizar el comercio fronterizo. 

Siga bajando para encontrar más contenido