'No hay que enredarse con teorías complicadas', dice Juan Franciso Mejía, presidente de Wackenhut

Él, un profesional muy organizado y serio, dirige desde el 2005 esta empresa de seguridad que genera más de 6.000 empleos directos.

POR:
marzo 28 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-03-28

Su carácter se nota pronto, de diversas maneras: en el manejo de su agenda, en la administración del tiempo, en la precisión de sus palabras, la claridad de sus ideas y en el dominio del negocio en el que se desempeña su firma.

¿Cuáles son los pilares de su estilo gerencial?

Lo más importante es tener foco. Esto quiere decir, saber muy bien en qué negocio está uno y reflejar eso, de forma exacta, en su visión, misión, objetivos y planes.

Una vez definido ese foco, hay que perseverar -la constancia es clave para poder alcanzar metas valiosas. Y para lograr esto hay que comunicarles muy bien a todos los miembros del equipo -de todos los niveles- cuál es ese foco y cómo todos y cada uno de ellos aporta al éxito de la empresa.

¿Cuáles son sus prioridades?

Hay que satisfacer las necesidades de tres grupos humanos: los empleados, los clientes y los accionistas. A los empleados, que son el principal recurso de la empresa, hay que darles el mejor trato posible, una remuneración competitiva y herramientas idóneas para que puedan desempeñar bien su tarea. Se debe evitar tener una alta rotación del personal, para lograr así una sana continuidad sin traumatismos.

A los clientes, por supuesto, hay que darles lo que se les prometió y más.

Y a los accionistas se les tiene que dar un rendimiento y una valorización de su inversión acorde con el capital que invirtieron y el riesgo que asumieron.

El gran reto consiste entonces en balancear los intereses de estos tres grupos. Cualquier desequilibrio -un exceso a favor de uno u otro grupo- le hace daño a la empresa y perjudica su dinámica de crecimiento rentable.

¿Tiene usted un concepto o instrumento gerencial preferido?

La clave está en la sencillez. No hay que complicarse con teorías enredadas. Lo básico es lo esencial. Hay que ser pragmático y tratar de hacer todo de la manera más sencilla y simple.

¿Cómo controla usted la gestión de su empresa?

Desarrollamos internamente un sistema de indicadores claves de desempeño en cuatro áreas: finanzas, comercial, recursos humanos y operaciones. En cada uno de estos frentes tenemos indicadores fáciles de medir y de entender, que comparamos de forma gráfica contra los presupuestos, los años anteriores y los estándares de la industria a nivel local e internacional.

¿Qué busca al momento de seleccionar a sus colaboradores más cercanos?

Que tengan sentido común, que me inspiren confianza, que cuenten con un alto nivel de energía y que muestren habilidad para trabajar en equipo.

¿Cuáles han sido las principales lecciones que ha aprendido de sus errores y de sus aciertos?

Aplazar las decisiones es un error. Lo único que el tiempo cura es la gripa. También he aprendido que hay que tratar de conseguir el mayor volumen y calidad posible de información antes de tomar una decisión, pero hasta cierto punto, porque no se puede demorar la acción por tratar de tener todos los datos completos y perfectos. Y por último, diría que si bien es cierto que hay que decidir lo más pronto posible, hay que hacerlo siempre con cabeza fría.

¿Qué le recomienda a un joven profesional que está iniciando su carrera?

Debe definir un norte, que se puede ajustar con el paso de los años, pero no se puede progresar sin tener un rumbo preciso. Además le aconsejo medir su desempeño continuamente, contra sus propias metas no frente a los que otros le definan. Y también le sugiero no dejarse amilanar nunca por los problemas y los fracasos, estos son fuente de aprendizaje y oportunidades de crecimiento.

¿Cuál es su definición de liderazgo?

Un líder es una persona que logra que su equipo alcance las metas planeadas por medio de sus cualidades y aprovechando al máximo sus talentos.

¿A cuáles líderes admira y por què?

A mi padre, Francisco Mejía Vélez, por su claridad conceptual y el ejemplo que me ha dado. Y a Don Hernán Echavarría Olózaga por haber sido un gran empresario con sensibilidad social y responsabilidad política.

Hija de vida

Inició su carrera en la Organización Corona y luego ingresó al Banco Internacional ( Citibank en esa época), donde trabajó en mercadeo ( desarrollo de productos).

Luego laboró como oficial de cuenta del departamento comercial hasta 1987. En ese año ingresó a Wackenhut como Vicepresidente Financiero, en el 2005 fue nombrado presidente de la compañía, la cual -junto con otras empresas que se integraron- conforma G4S. Esta empresa de seguridad genera más de 6.000 empleos directos.

Siga bajando para encontrar más contenido