'No hay nada escondido' en fijación de precio de etanol, afirma Asocaña

La polémica sobre un supuesto sobrecosto tuvo un nuevo capítulo al conocerse de un estudio de Corpoica que lleva a pensar que los ingenios azucareros reciben un 20% más por el alcohol carburante.

POR:
julio 29 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-29

El estudio de la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Corpoica) destaca que la fórmula para el pago debe hacerse sobre 29,2 litros por quintal de azúcar (50 kilos) y no sobre una eficiencia de 23,88 litros, sobre la cual el Gobierno calculó el pago.

El estudio, dado a conocer en julio del 2008, se titula 'Análisis de formula de precio de alcohol carburante', mientras que la fórmula está consignada en el artículo primero del decreto 180825 del pasado 27 de mayo.

Es decir que por cada tonelada de azúcar que se convierte en alcohol, los ingenios están recibiendo 103 litros adicionales de etanol en el pago, ya que el precio se calculó con una productividad de 477 litros por tonelada, cuando en verdad (según la fórmula estándar), serían 580 litros.

Una explicación para este supuesto sería la baja productividad de los cultivos y de la industria azucarera, lo que el presidente de Asocaña, Luis Fernando Londoño, negó en diálogo con este diario, pues la consideró igual de competitiva frente a la de otros países.
Sin embargo, recalcó que costos de producción como los insumos, la tierra y la mano de obra en la zona del Valle del Cauca hacen posible que la fórmula decretada sea sobre 23,88 litros por quintal.

Londoño explicó que, para llegar a este índice, se descuentan (en término de litros de alcohol por quintal de azúcar) una menor recuperación (0,97) y el costo de transformación (6,38); además, se suma el costo de refinación y blanqueo (2,03), lo que da el factor neto de 23,88.

"Es cierto que siempre se ha mencionado que la relación de equivalencia entre azúcar y alcohol es de 29,2 y es universalmente aceptado como correcto, pero no quiere decir que corresponda a una fórmula para determinar el precio del producto", reconoció el dirigente gremial.

"Está claro entonces, que no hay nada escondido ni ninguna trampa. El precio es regulado por el Gobierno y tiene un techo, tal como lo establecen las resoluciones del Ministerio de Minas y cubre los costos de producción", concluyó Londoño Capurro.

Siga bajando para encontrar más contenido