‘Hay gente que juega a las interpretaciones creativas’: Dian

El principal reto de los próximos meses será el cambio en la tributación de las empresas, dice Juan Ricardo Ortega, director de la Dian.

Juan Ricardo Ortega, director de la Dian

Portafolio.co / Juan Manuel Vargas

Juan Ricardo Ortega, director de la Dian

POR:
febrero 04 de 2013 - 01:51 a.m.
2013-02-04

Aparte de los temas operativos de los ajustes tributarios, el funcionario señala que un tema clave es que los contribuyentes sean conscientes de pagar lo que les toca, en vez de buscar mecanismos para no tributar. 

La complejidad que en algunos casos reviste la aplicación de la reforma tributaria exige que se haga en distintas fases.  

Los cambios en los impuestos para las personas naturales han concentrado hasta ahora los mayores desafíos para la autoridad tributaria. No obstante, el principal reto de los próximos meses será el cambio en la tributación de las empresas.  Sobre estos temas, Juan Ricardo Ortega, director de la Dian, habló con  Portafolio.  ¿Cuáles de los cambios de la reforma tributaria ya empezaron a aplicarse?

Las nuevas tarifas y la normativa sobre el IVA ya están vigentes y esta semana quedará listo el tema de las declaraciones de ese impuesto. Ya estamos terminando los nuevos formularios  y tenemos un mes para adecuar los sistemas de la Dian y satisfacer los requerimientos. Es un tema urgente, porque la primera declaración de IVA es en marzo. 

¿Qué ha sido lo más complicado hasta ahora?

El primero de enero entró uno de los temas más sensibles, que es el de retención en la fuente, porque ha sido un cambio estructural al sistema tributario nacional y a la concepción de los impuestos. Ya hicimos la reglamentación de la norma, en la que se hace la definición de empleados, cuenta propia y otros. En ese tema es donde se han presentado las mayores confusiones... 

El decreto ya está en Presidencia, pero el tema es sencillo. Empleados somos todos los que somos subordinados, no tiene sentido que en las mismas condiciones unos no tengan beneficios tributarios y otros se los lleven todos. Si viven del capital, son rentistas de capital, y si en cabeza de ellos tienen actividad económica, son cuenta propia, que dependen de bienes de capital o solo de sus conocimientos. 

¿Qué está pasando entonces?

No es tan complejo, el tema es que la gente va a tratar de jugar a la interpretación literal de  la norma para tratar de decir que, por ejemplo, un abogado no es empleado y sacarlo a cuenta propia, para que no le aplique el Iman.

¿Qué más viene para las personas naturales?

Hay que hacer una cosa a la vez. Empezamos por la parte más sensible, que es la clase media, las personas a las que se les retiene y no declaran. La mayoría de los que declaran tienen asesores tributarios, entonces a esos contribuyentes los vamos a dejar para después. La gran mayoría de ellos (los que ganan menos de 150 millones de pesos al año) pueden acogerse al Imas, que es menos de lo que pagan ahorita si no estaban haciendo planeación tributaria.

A los que son más sofisticados, a partir de abril se les va a cobrar más, porque ya llevaban rato disfrutando de las debilidades del sistema y ahora van a contribuir debe haber mil asesores ofreciéndoles todo tipo de triquiñuelas para garantizar que no cumplan.

¿Qué se debe hacer?

La gente tiene que aprender que no debe darle 'vuelticas' a la reforma. Esto es un contrato que es razonable y justo; si me toca pagar más es porque de eso depende que la sociedad funcione. Esa cultura de tratar de tumbar al Estado tiene que cambiar. Estamos jugando de frente, tratando de facilitarle la vida a la gente y debería responder igual. Si se ponen a buscar interpretaciones en la redacción de las normas, en Colombia siempre van a encontrar un argumento por la forma en que se redactan las leyes. 

¿Y el Cree?

Hay que ver cómo lo estructuramos, para que se vea el alivio y al mismo tiempo se garanticen las finanzas para la salud, el Sena y el Icbf. Es complejo, y en principio va a ser muy incómodo para el empresario, porque en el tiempo de transición va a tener retenciones en la fuente, al mismo tiempo que tiene que pagar la parafiscalidad. Eso quiere decir que va a haber una presión en los flujos de caja para la cual tienen que ir preparándose.

¿Qué otros temas destaca?

El asunto de las tasas de  interés y la favorabilidad de la parte sancionatoria también están en marcha. Eso afecta profundamente a los contribuyentes, porque, quien tenía deudas difíciles de pagar, tiene un alivio fenomenal que le da la última oportunidad de cancelar sus obligaciones pendientes. El alto Gobierno tiene el compromiso de no volver a dar facilidades de pago y con esto les estamos dando la oportunidad de que entren y concilien procesos y arreglen sus cuentas a lo largo del año. También es la última oportunidad para hacer los ajustes patrimoniales sin sanciones.

REDACCIÓN ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Siga bajando para encontrar más contenido