‘Hay que jugar con las cartas que a uno le den’ | Finanzas | Economía | Portafolio

‘Hay que jugar con las cartas que a uno le den’

El ingeniero químico Francisco Díaz llegó a la presidencia del Grupo Corona hace cinco años, cargado de experiencias por su trayectoria en firmas como Dow Química y Monsanto.

POR:
marzo 29 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-29

Para él no fue complejo pasar de trabajar en multinacionales a una empresa colombiana, porque tiene claro que es necesario adaptarse a todo y aprender a jugar con las cartas que le den. Igual, llegaba a una empresa destacada, bien manejada y con una cultura de 129 años que ha tenido en la innovación uno de sus ejes. Dice que cuando llegó el reto era mirar “cómo ponerle mi marca y darle un perfil más internacional”. El ejecutivo narró sus experiencias y las claves del éxito del Grupo Corona en el foro de Lecciones Empresariales que organiza PORTAFOLIO. Hacia el 2004 el tema de la internacionalización ya estaba discutido. Definitivamente, la lección de la crisis económica que experimentó el país en el año 99 era que la dependencia del mercado colombiano era peligrosa y que era imperioso diversificar. De ahí que el enfoque actual de la compañía se concentre, además del mercado colombiano, en Estados Unidos, México y Centroamérica, principalmente, explica Díaz. Hoy las ventas totales de la compañía llegan a 1.400 millones de dólares. En la actualidad las condiciones de la economía de Estados Unidos no son favorables, pero la empresa se mantiene allí porque la apuesta es de largo plazo. METAS Y LIDERAZGO Detrás de todo el desarrollo de la Organización que incluye el negocio industrial y de comercio al detal a través de Homecenter, están unos valores muy claros para quienes hacen parte del grupo. Lo primero es la pasión por lo que se hace, y generalmente esa pasión debe traducirse al cliente. La mejora continua está en segundo lugar y la chispa de creatividad es el tercer elemento. También es clave para Díaz y la Organización que representa el compromiso con el desarrollo de la gente. El quinto valor es el respeto por la sociedad y el último es la austeridad y la sencillez. Todo debe aportar para que la marca sea cercana, confiable, asequible e innovadora, dice el presidente de Corona. El buen ambiente laboral es otra de las fortalezas de la empresa. Francisco Díaz explica que las metas hacen parte de su ejercicio gerencial. La empresa trabaja con lo que llama la Mega, una meta grande y audaz para el 2016. En esa Mega se incluyen, a su vez, objetivos de crecimiento y rentabilidad en cada negocio. Díaz señala que luego se recurre a una herramienta llamada plataformas de crecimiento, en las cuales se revisa qué se necesita para que el plan fijado se cumpla. “Cuando tenemos clara esa meta que es aspiracional la tratamos de aterrizar. Esto tiene que ver con el desarrollo de competencias como empresa o como personas”, asegura el empresario. Luego, todos los colaboradores tienen una meta en Corona y “tratamos que no sean más de ocho, dependiendo del cumplimiento”. Además, un grupo tiene una compensación variable que aumenta en la medida de su cargo. No sólo se revisa el cumplimiento en el frente financiero, sino también en aspectos como el desempeño respecto a los clientes y el cumplimiento de procesos internos, entre otros. En ese panorama el ejecutivo es un convencido de que “el arte de gerenciar es poder alinear todos los componentes en una sola dirección”. Y como en tiempos de crisis también se reconoce el liderazgo, Francisco Díaz hace recomendaciones, desde su experiencia. “Cuando baja la marea es cuando uno ve quién es el que nada desnudo. Y ahí es donde se puede ver la debilidad en el equipo o la debilidad en la cadena de suministros. Es un evento para atacar esas debilidades que sean evidentes”, afirma. Quien crea que los líderes pueden solos con las crisis están locos y en esas épocas hay que preocuparse por proteger a los mejores empleados y a los mejores clientes, son otras de sus premisas. PREOCUPACIONES La visión de Francisco Díaz sobre el entorno y la problemática nacional es clara y, por la coyuntura, se resume en las prioridades que, a su juicio, debe tener el próximo Gobierno. La formalización empresarial, puede ser un potencializador para la generación de empleo, asegura. Cree también que debe haber un trabajo en forma para impulsar la educación con enfoque en la ciencia y la tecnología. En ese sentido, llama la atención sobre la falta de tecnólogos en el país, y en la buena herramienta que puede ser el Sena para mejorar en ese frente. Critica que los empresarios no aprovechen esa entidad y considera que son pasivos frente a las oportunidades que ofrece en la generación de capital humano. Francisco Díaz también observa que es pertinente que el nuevo presidente de Colombia considere mejoras en el aparato judicial y en el sistema de salud. "Creo que el arte de gerenciar es poder alinear todos los componentes en una sola dirección y eso es lo que puede hacer a una gerencia exitosa”. "Cuando baja la marea es cuando uno ve quién es el que nada desnudo. Y ahí es donde se puede ver la debilidad en el equipo o la debilidad en la cadena de suministros”.ADRVEG

Siga bajando para encontrar más contenido