‘Hay que llegar a un manejo responsable de plaguicidas’

El presidente de CropLife Latin America, José Perdomo, habla del crecimiento en el uso de los productos para el agro en la región y los retos que ello supone, que según explica, deben ser asumidos en un trabajo conjunto entre la industria, los agricultores y los gobiernos.

‘Hay que llegar a un manejo responsable de plaguicidas’

Archivo Particular

‘Hay que llegar a un manejo responsable de plaguicidas’

POR:
mayo 01 de 2014 - 11:56 p.m.
2014-05-01

José Perdomo, presidente de CropLife Latin America (asociación internacional que representa a las firmas del sector agroquímico) habló con Portafolio sobre la coyuntura y los retos del sector.

En el reciente reporte del crecimiento del mercado de plaguicidas, hay un aumento del 26 % en América Latina, eso no es necesariamente positivo...

Es positivo que los agricultores de Latinoamérica produzcan más alimentos y que para ello utilicen las tecnologías necesarias para proteger sus cultivos de plagas, malezas y enfermedades. Los plaguicidas son tecnologías que han sido desarrolladas con todo el cuidado, seriedad, con toda la ciencia y controles, desde el inicio de su desarrollo hasta el final cuando recuperamos los envases vacíos en campo. Cuando vemos esos porcentajes solo confirma que América Latina tiene un rol preponderante y protagonista a futuro en la producción de alimentos para el mundo.

¿Hay en la región un aumento de la producción acorde con ese salto en el uso?

Efectivamente, las exportaciones agrícolas han aumentado considerablemente en los últimos años, en el 2011 las exportaciones de alimentos desde Latinoamérica fueron el 13% y en el 2013 del 23%, conforme a las últimas cifras del Banco Mundial, por tanto se estima que la producción de alimentos continúe aumentando y garantice la seguridad alimentaria de la región.

En cuanto proyecciones vamos a continuar siendo el granero del mundo, se necesitaran más cereales no solo para el consumo humano sino para el consumo animal, por el alto contenido de proteínas, además del incremento en cultivos para la generación de biocombustibles como es el caso de la caña de azúcar y la palma africana.

Adicionalmente América Latina tiene un gran potencial agrícola con el 24% de la tierra cultivable disponible en el mundo, así que tenemos la oportunidad de ser protagonistas en este gran desafío. Alrededor del 50 % de la demanda mundial de alimentos proyectada para el 2030 se producirá en nuestra región y por eso tenemos el compromiso de promover junto con los agricultores la adopción de tecnologías sostenibles e innovadoras a largo plazo.

¿La mayor producción no repercute en daño al medioambiente?

Los agricultores lo están haciendo bien, es necesario acompañarlos para seguir trabajando por una agricultura sostenible fundamentada en buenas prácticas agrícolas y en la adopción de tecnologías que les permitan a los agricultores producir mayores cosechas y mejorar la calidad de los alimentos sin aumentar la frontera agrícola ni comprometer la conservación de los recursos naturales y la calidad del ambiente.

La industria de la ciencia de los cultivos además de invertir más de 7,3 billones de dólares anualmente en investigación y desarrollo de nuevas tecnologías para la agricultura, invierte permanentemente en los programas CuidAgro y CampoLimpio, que se desarrollan en 18 países de América Latina y promueven las buenas prácticas a través de entrenamiento al pequeño y mediano agricultor y la disposición final ambientalmente adecuada y reciclaje de los envases vacíos de plaguicidas. En Colombia los programas son ejecutados por nuestras aliadas la Cámara Procultivos Andi y la Corporación CampoLimpio.

¿América Latina está preparada para usar estos productos. Qué hace la industria para mitigar el riesgo?

Esa es una realidad que tenemos que enfrentar y es igual no solo en Latinoamérica, también en Asia, África, o en cualquier país en desarrollo y ese es un compromiso de la industria para el cual hemos creado programas como CuidAgro y CampoLimpio, en el cual volcamos recursos para educar a los agricultores medianos y pequeños en buenas prácticas y el manejo responsable de los productos.

Existen prácticas ancestrales que culturalmente no quieren cambiar, ese es el desafío que enfrentamos y trabajamos para que los agricultores implementen buenas prácticas agrícolas, atiendan y sigan las recomendaciones de la etiqueta y cada vez más implementen mejores hábitos hacia una agricultura sostenible. Durante 2013 el programa CuidAgro alcanzó a capacitar más de 7.200 agricultores en el territorio colombiano.

¿Qué pasa con los envases de esos productos?

Ese es un gran desafío que tenemos como industria, el programa de INPEV, en Brasil, es el mejor programa del mundo, se están recogiendo el 95% de los envases y para todos es como el objetivo ideal a llegar, pero la realidad es que cada país tiene una situación diferente. Hay países en los cuales todavía no existen legislaciones que obliguen a la cadena, al agricultor y a las compañías a ser responsables en el reciclaje de los envases.

En Colombia el programa sacó del campo más de 1.000 toneladas de envases plásticos para su adecuada disposición final y reciclaje.

LA RELACIÓN COSTO – BENEFICIO

¿Qué decirle a un agricultor de Colombia, Chile o Guatemala, en donde el 30% de sus costos de producción son por cuenta de los plaguicidas?

Hay que analizar país por país, cultivo por cultivo, tengo entendido que en algunos países, por ejemplo en papa, un 30 % de los costos de producción pueden ser agroquímicos, pero de otra manera no sacan la producción de alimentos, ¿por qué? por las plagas. Si se analizan otros cultivos se puede ver que el costo de los agroquímicos pesa el 5 o 6 % de la producción. Es muy importante que el agricultor también ponga de su parte para no hacer un uso indiscriminado de los productos, de tal manera que los use cuando sea necesario y las cantidades indicadas en la etiqueta.

Siga bajando para encontrar más contenido