‘Si hay margen, se debería disminuir la tasa de interés’

El presidente Juan Manuel Santos aseguró que el Emisor tiene que ser cuidadoso de no apresurarse a una reducción, ya que se espera una recuperación del PIB gracias a sectores como construcción.

Si el Banco incrementa las tasas, se sacrificaría el crecimiento de la economía que estaría impulsado por la construcción.

Archivo

Si el Banco incrementa las tasas, se sacrificaría el crecimiento de la economía que estaría impulsado por la construcción.

Finanzas
POR:
abril 08 de 2015 - 03:15 p.m.
2015-04-08

Luego de que el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría, dejó claro que no respaldará un recorte en las tasas de interés, ya que esto ocasionaría un agravamiento el déficit en cuenta corriente del país, el presidente Juan Manuel Santos aseguró que el Banco de la República debería reducirlas, solo “si hay un margen para bajarlas”.

En declaraciones a Reuters, el jefe de Estado aseguró que el Emisor debe ser cuidadoso para no realizar ninguna maniobra prematura en materia de tasas de interés, ya que se espera que durante el 2015 se dé una recuperación en renglones como la vivienda y la infraestructura.

Y aunque la economía crecerá este año a un ritmo más lento que el de años pasados (probablemente entre el 3,5 y el 4 por ciento), el mandatario señaló que Colombia es la nación que más se está expandiendo en América Latina, lo cual debería generar cada vez más puestos de trabajo.

Sin embargo, Cárdenas había manifestado que para Colombia es deseable contar con un déficit menor en cuenta corriente (este llegó a 5,2 por ciento del PIB en el 2014). Para lograr esta meta, el jefe de las finanzas públicas aseveró que el país deberá contar con una postura monetaria de carácter neutro ya que, si se bajan las tasas, podría presentarse un aumento en el volumen de importaciones.

Desde el frente inflacionario, Santos señaló que el Índice de Precios al Consumidor se encaminará hacia el rango meta que estableció el Banco de la República (2 a 4 por ciento). “No creo que la inflación vaya a estar por fuera de la franja”.

Bajar tasas, en opinión de Alexander Riveros, economista senior de Bancolombia, no sería una estrategia eficiente para el país, ya que se generaría una ampliación del déficit en cuenta corriente derivado de un repunte de las importaciones y de un deterioro en las exportaciones.

“Las expectativas de inflación se han deteriorado un poco con el repunte de la inflación total. Con la subida en el Índice de Precios al Consumidor, el Emisor tiene espacio para subir la tasa de interés. Esto es lo que debería hacer”, comentó el analista.

Asimismo, Juan Pablo Espinosa, gerente de Investigaciones Económicas de Bancolombia, complementó que el incremento de la inflación es actualmente más relevante para la autoridad monetaria que la desaceleración misma de la actividad productiva.

Entretanto, el director de Investigaciones Económicas del Banco de Bogotá, Camilo Pérez, manifestó que en medio de un escenario en el que la inflación se encuentra subiendo, lo más adecuado es que el Banco de la República mantenga inalteradas las tasas de interés en 4,5 por ciento. “El país está creciendo poco. Si bien se espera que la inflación baje, todavía no existen garantías”.

Ante este escenario, señala el experto, el Banco no puede ni bajar ni subir tasas. “Nos mantenemos en que estas se conservarán en un 4,5 por ciento y en que la inflación terminará este año en 3,6 por ciento”, agregó Pérez, quien señaló que subir los tipos de interés no es lo adecuado en medio de la actual coyuntura.

“Si se bajan las tasas, se sale la plata y habrá más inflación por la devaluación. Si se sube la tasa, habrá contracción en la actividad productiva”, concluyó Eduardo Sarmiento Palacio, director del Centro de Investigaciones Económicas de la Escuela de Ingenieros Julio Garavito.

FED SUBIRÍA LAS TASAS DESDE JUNIO

La Reserva Federal de Estados Unidos (FED) reveló que varios miembros del banco central consideraron que la situación económica se presta habría una primera alza de las tasas de interés desde junio. Así lo señalan las actas de la reunión del comité monetario de marzo, publicadas ayer.

Sin embargo, el documento muestra que otros integrantes del comité afirmaron que “la caída de los precios de la energía y la apreciación del dólar podrían seguir pesando sobre la inflación a corto plazo”, inclinándose por subir las tasas más adelante en el año.

Solo dos participantes manifestaron que “las perspectivas económicas no permitirían una primera subida de las tasas antes de 2016”.

Durante la más reciente reunión, los miembros de la FED decidieron dejar sin cambios las tasas cercanas a cero, pero se otorgaron la flexibilidad de poder aumentarlas próximamente “entre una reunión y otra”.

En materia de comercio exterior, la continua apreciación del dólar “sin duda ha contraído las exportaciones y el crecimiento económico desde hace algún tiempo”, reconocen los miembros del comité.

Pero algunos señalaron que la excesiva flexibilización de las políticas monetarias en Europa, al favorecer el fortalecimiento del dólar, mejoraron las perspectivas de crecimiento, lo que podría ser positivo para las exportaciones estadounidenses.

Además, los miembros de la FED se muestran, en términos generales, relativamente convencidos de que la inflación subirá hacia su objetivo de 2 por ciento a medio plazo, considerado saludable para la economía, frente a la tasa anual de 0,3 por ciento registrada en la actualidad.

hecsan@eltiempo.com