¿Qué hay en la mente de los maltratadores?

Todavía son muchos los que piensan en el maltrato solo como abuso físico y esa creencia hace parte del pasado. El abuso sexual y la negligencia, que pueden dejar grandes problemas a largo plazo, hacen parte de lo mismo. Eso es lo que afirma el pediatra Walter Lambert del Children’s Hospital de Miami.

POR:
julio 19 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-19

Las emociones psicológicas como los gritos, la indiferencia e ignorar a los demás son tan dolorosos como los golpes, solo que estos últimos antes se tenían más en cuenta por ser un problema médico. Y en cuanto al abuso sexual, Lambert afirma que en la mayoría de los casos, como las víctimas suelen ser gente conocida, sanan y el sistema no los apoya porque cree que no han sido maltratados. El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar reveló que durante el 2008 se han registrado 36 mil denuncias por maltrato infantil en el país. Del total de la cifra, 19.086 son denuncias por maltrato en general, 2.810 por maltrato y explotación sexual, y 898 por violencia intrafamiliar. El problema es preocupante, según la psiquiatra Isabel Cuadros, directora ejecutiva de la Asociación Afecto, organizadora del II Congreso Panamericano y XVI Colombiano de Prevención y Atención del Maltrato Infantil ‘Psicopatía, maltrato y abuso sexual infantil’. “El problema es que normamalmente el abusador va a misa, tiene trabajo, amigos y nadie va a creer que lo es. Son personas aparentemente normales, pero que tienen problemas”, dice Lambert. Y, precisamente, uno de los trastornos mentales relacionados con el abuso y el maltrato es la psicopatía, que se define por que un ser humano no tiene la capacidad de ponerse en el lugar del otro y no le importa lastimarlo con tal de satisfacer sus propias necesidades. La psiquiatría lo define como el ‘loco cuerdo’, parece en la superficie como si fuera una persona con un comportamiento normal, cuando en realidad no tiene ningún respaldo emocional de sus acciones. De acuerdo con Cuadros, “el psicópata tiene algo que se conoce como empatía en reversa, que es la capacidad de ver dónde es vulnerable la víctima, en general lo que está buscando es como una especie de juego para controlar al otro, sobre todo a los niños y mujeres, que en este caso son considerados un objeto”. La situación es más grave si se tiene en cuenta que no existe tratamiento que garantice una curación del 100 ciento de un paciente psicópata. Y lo peor de todo es que uno de los grandes problemas de los padres es no entender que no todos sus conocidos son buenos. ¿Y LA CRIANZA? LÍMITES. Pero, ¿cómo corregir a un niño sin que se sienta maltratado? Hay que diferenciar entre castigo y disciplina, es criarlos sin utilizar violencia. Y una de las maneras, según Lambert, es quitarles privilegios. “Es indispensable darse cuenta de que no vale la pena seguir con la crianza de hace siglos. Nada justifica los golpes ni físicos ni emocionales”, dice Cuadros.Víctimas de la genética y el abuso Con respecto a los psicópatas, la psiquiatra Isabel Cuadros cita al escritor español Vicente Garrido, quien dice que “existe una clara diferencia entre psicópata y el sociópata, de manera que el psicópata es casi genético, nato, es un individuo que no tiene capacidad de culpa ni de reaccionar frente al hecho de cometer un acto atroz, en cambio el sociópata es aquel individuo que la sociedad ha vuelto contra la norma y la ley, es la persona que ha sido maltratado múltiples veces, que ha tenido que sobrevivir a un ambiente adverso y que por esa razón no tiene normas ni límites. Por supuesto, al final ya no le interesan los demás seres humanos. En cambio el psicópata es el caso de un individuo genéticamente determinado”. Por lo anterior, la relación entre la psicopatía y el maltrato infantil es directa, porque ¿quién más fácil de dominar que un niño? Entre las múltiples formas de abusadores emocionales, físicos y sexuales de los niños, existe un buen grupo que tienen problemas de psicopatía, sociopatía o rasgos psicopáticos, por eso, es muy importante que los profesionales conozcan los indicadores de este tipo de trastorno mental. “El problema es que el sistema de protección no es muy bueno en Colombia. No hay una corte especial que asegure que los maltratrados van a estar protegidos y que con su palabra es suficiente”, concluye Lambert.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido