Hay tiempo para todo, aunque no lo parezca

Dedicar un rato a cada una de las facetas de la vida es uno de los grandes secretos para disfrutarla con plenitud. En tiempos de crisis, el trabajo suele absober a las personas.

Finanzas
POR:
abril 16 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-16

"El tiempo es oro, y es mejor dedicarlo sobre todo a ganar más dinero, a ingeniárselas para gastar menos y a conservar el puesto de trabajo". Parece ser el lema de cada vez más personas y familias, en los duros tiempos que corren, en los que debido a la crisis el trabajo parece ser el único sentido de la vida y deja escaso margen para cultivar otras parcelas de la existencia.

Sin embargo, y aunque pueda parecer un contrasentido, es precisamente en las etapas de adversidad y de crisis económica como la actual cuando menos hay que perder de vista la diversidad de facetas -además del trabajo, el ahorro, el consumo y el dinero- que tiene la vida, todas ellas importantes.

Lo afirma la psicóloga Laura García Agustín, quien señala que son precisamente "nuestros seres queridos, los momentos felices y nuestro crecimiento personal, unido al cuidado de nuestra salud física, los factores que nos darán el sostén emocional y anímico, así como el estímulo psicológico para salir del pozo y perseverar en el esfuerzo de superación contra viento y marea".

De acuerdo con García, "hay que determinar un tiempo para todo: para trabajar, la pareja, los hijos y los amigos, también un tiempo personal y otro para actividades gratificantes".

"Si se equilibran los tiempos de esfuerzo y de esparcimiento, la combinación es muy saludable. El problema aparece cuando dedicamos todo el tiempo disponible al mismo tipo de actividad, que además no suele resultar placentera sino que produce un alto coste emocional", explica la psicóloga.

En el caso de la pareja, "lo primero es proponerse dedicar un tiempo exclusivo a la relación, que no ha de ser necesariamente demasiado, pero sí bueno. Conviene planificarlo, buscar actividades placenteras y gratificantes para ambos, y pedirle al otro que se encargue en ocasiones de organizar el tiempo que se comparte", señala.

En los tiempos actuales, el eje de la vida es el trabajo, aunque según esta experta para que no nos absorba en extremo "hay que establecer prioridades, haciendo una lista con las tareas que se tienen que realizar en el día o la semana y valorar su urgencia, para darles salida por orden".

Trabajar para vivir

Según la experiencia de esta especialista, "hay que aprender a delegar tareas o actividades: a veces el perfeccionismo o la desconfianza en otros compañeros hace que las personas se carguen con trabajo extra o menos importante, de que se pueden encargar otros, liberando mucho tiempo".

Para que el trabajo no se convierta en el único y exclusivo protagonista de nuestro día a día, "también es importante aprender a decir 'no', con cortesía pero también con claridad, a aquellas tareas que no sean de nuestra competencia o excedan de nuestro horario laboral", señala García.

En lo que respecta al ocio, recomienda "reservar tiempo para el esparcimiento, eligiendo momentos específicos y establecidos que sean respetados, y dándole a la diversión la gran importancia que tiene, tratando de no aplazar las actividades gratificantes para otro día".

La sexualidad también debe tener su tiempo y espacio, porque -explica la experta- es una parte muy importante de la vida, para el cual debemos planificar momentos de calidad, " que si se acompaña con una buena frecuencia, intensidad y duración, mejor que mejor".

La familia y los amigos son fuente de bienestar

En su opinión, es importante "llamar con cierta frecuencia a nuestros seres queridos y allegados y también pedir que nos llamen ellos a menudo, ya que si el contacto es esporádico se corre el riesgo de buscar excusas que poco a poco van enfriando la relación". También debe hacer un espacio para nuestro desarrollo personal.