Hay que perder el miedo a hablar de la intimidad

Hay que perder el miedo a hablar de la intimidad

POR:
noviembre 10 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-10

Según el ginecólogo Michael P. Born , de la Clínica Mayo, durante la menopausia, es común que las mujeres se quejen de síntomas como la disminución del deseo sexual, la menor respuesta durante la estimulación, la sequedad vaginal, el dolor durante el coito y la disminución de la frecuencia en las relaciones sexuales. Entre las causas que afectan el funcionamiento sexual en la menopausia, se cuentan el proceso de envejecimiento propio de todos los seres humanos, los desórdenes psiquiátricos, las barreras psicológicas ante el tema del sexo, algunos factores culturales, la disponibilidad de pareja, los problemas para relacionarse y la terapia de sustitución hormonal. SE PUEDE TRATAR En cuanto a la intervención médica, Born, sostiene que existen aspectos que influyen en que los médicos tomen casos de pacientes con problemas sexuales, entre ellas, las barreras culturales y en el lenguaje, el poco tiempo y las actitudes personales frente al sexo. “En un grupo de 308 personas, el 14 por ciento reportó espontáneamente una disfunción sexual y el 55 por ciento solo lo hizo ante la pregunta del especialista. Esto demuestra que las mujeres no hablan espontáneamente de sus disfunciones sexuales con el médico”, afirma. Por eso, es indispensable que los especialistas usen siempre un lenguaje claro y legitimicen el problema asegurándole al paciente que sus sentimientos son perfectamente razonables y que todo lo que se hable en consulta, permanecerá en la confidencialidad. Los especialistas son quienes pueden definir cuál es el tratamiento para cada quien, como en el caso de síntomas que se arrastren desde antes de la menopausia, si son situacionales (es decir no ocurren con otra pareja o en otra situación), o si se trata de una historia de abuso sexual o trauma, depresión, ansiedad o estrés, conflictos para relacionarse y disfunción sexual de la pareja. En algunos casos, basta con terapia, sostiene Bohórquez, en otros, pueden ser necesarios lubricantes y tratamientos hormonales.

Siga bajando para encontrar más contenido