‘Hay que tener plan B’

Especial para PORTAFOLIO Martha Juliana Silva es hiperactiva y muy disciplinada. Su entusiasmo es contagioso, irradia energía positiva a su equipo de trabajo y también la canaliza de una manera muy organizada, para garantizar que se concentre en las prioridades definidas.

POR:
noviembre 24 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-24

¿Cómo es su estilo gerencial? Uso la planeación estratégica focalizada -que cada persona tenga muy claros sus planes tácticos y sus indicadores de desempeño- como principal herramienta de gestión. Creo en el empoderamiento como la mejor manera de permitir que cada cual dé el máximo de su potencial. Y me parece clave que todos los miembros del equipo estén perfectamente informados sobre lo que está sucediendo en la empresa. Además, pienso que es crucial romper paradigmas, innovar constantemente y tener siempre una actitud proactiva. ¿Cuál es el mejor medio para lograr los resultados que se propone? La capacitación del recurso humano es el medio más importante para facilitar el cumplimiento de metas ambiciosas. Por lo tanto, acá todos los empleados están estudiando permanentemente. Esa es la única forma de asegurar que podamos ofrecer los mejores servicios del mercado. ¿Cómo se logra un servicio al cliente excelente? Logramos que cada persona de la entidad internalice que la satisfacción del cliente redundará en su propio beneficio. Y que debe crecer continuamente como profesional y como individuo para poder así atender cada vez mejor a los clientes. La mayor parte de su equipo ejecutivo son mujeres, ¿por qué? Las mujeres tienen muy altos niveles de compromiso y de responsabilidad, aprovechan bien el tiempo y están muy orientadas a conseguir los objetivos propuestos. ¿Qué busca a la hora de seleccionar a sus colaboradores más cercanos? Lealtad, honestidad e inteligencia. Y que sean personas alegres, entusiastas. ¿Cómo define la inteligencia? Una persona inteligente es aquella capaz de ser feliz, que puede ser un excelente profesional sin dejar de lado las prioridades de la vida personal. ¿Cómo se debe afrontar una crisis? Soy acelerada e impaciente, pero en las crisis soy serena. Siempre hay que tener un ‘Plan B’. Y cuando hay dificultades, se debe dar confianza al equipo. ¿Cuáles han sido las principales lecciones que ha aprendido de sus errores y aciertos? El trabajo responsable y persistente lo lleva a uno al éxito. Además, conviene mucho anticiparse a los problemas, estar bien preparado para cuando se presenten obstáculos. Y es importante analizar el entorno local e internacional, para detectar amenazas y oportunidades. ¿Qué le recomienda a un joven que está iniciando su carrera laboral? Debe comprender que el límite de sus posibilidades no se lo fija nadie, que es uno mismo el que establece hasta dónde puede llegar. ¿Qué deben mejorar las universidades en la educación de los profesionales del futuro? La formación en valores. Y deben estrechar los vínculos con el mundo empresarial, para enriquecerse mutuamente. Los estudiantes deben estar en contacto con las compañías muy pronto en la carrera. ¿Cuál es su definición personal de liderazgo? Un líder es una persona que inspira a un equipo de tal forma que pueda superar las expectativas. Y debe dar ejemplo de lo que predica. ¿A cuáles líderes admira y por qué? Del ámbito internacional, a Hillary Clinton por tener un foco claro y preciso en sus objetivos a lo largo de su vida, y a Alan Greenspan -ex director del Federal Reserve Bank de E.U.- por su gran claridad mental y su versatilidad (pasó de ser músico a Ph.D. en Economía). De Colombia, a Luis Carlos Sarmiento por su brillantez e inmensa capacidad de trabajo. Y al Presidente Uribe porque le caben en la cabeza -en detalle- todos los asuntos del país. HOJA DE VIDA RASTRO. Martha Juliana Silva, nacida en Bucaramanga, es abogada y economista de la Universidad Javeriana. Obtuvo una maestría en derecho en Harvard y una especialización en administración del London School of Economics. Comenzó su carrera como asistente de la presidencia de Asobancaria, luego ocupó la Secretaría General y la Vicepresidencia. Se desempeñó como Presidente de Leasing Bogotá y después fue consultora de Naciones Unidas y de la CAF. Desde 1997 es presidenta de Fidubogotá, entidad que gestiona 8.300 millones de pesos en activos.

Siga bajando para encontrar más contenido