Hay preacuerdo en Rubiales, aunque el paro no cesa

Preocupa que este conflicto laboral ocurra en el mayor jalonador de la economía nacional, como es el sector del petróleo.

POR:
septiembre 21 de 2011 - 10:56 p.m.
2011-09-21

Cuando la esperanza de que llegara una noticia de Bogotá que le diera alguna luz a los cerca de 1.000 trabajadores que esperan les sean resultas sus inquietudes laborales, en Campo Rubiales, a las 4 de la tarde del martes se rompió el silencio y llegó la buena nueva.

Henry Jara, presidente de la USO en el Meta, reunió por lo menos unos 200 trabajadores que estaban en el Campamento La Fortuna, a 47 kilómetros de la sede principal de Campo Rubiales, y les comunicó que en la capital de la República se había firmado un preacuerdo tras una reunión de más de seis horas.

Se permitió el ingreso a Campo Rubiales del defensor del Pueblo del Meta, Eduardo González Pardo, de Jara y de Darío Cárdenas, delegado de los Derechos Humanos de la USO, para que les contarán a los trabajadores de Pacific y de las firmas contratistas sobre la decisión del Gobierno nacional, la petrolera Pacific Rubiales Energy y la USO Nacional de abrir una mesa de concertación para buscarle una salida al conflicto laboral que ya completa los dos meses y medio.

En la mesa, que iniciará sus charlas mañana jueves en Bogotá, estarán tres trabajadores de Campo Rubiales, un obrero de Puerto Gaitán y un representante del sector de las tractomulas.

Lo más destacable, según Jara, es que, por primera vez se sentaría un representante de Pacific Rubiales a conversar con ellos.

Por lo pronto, se anunció que el paro no cesará, es decir que no se levanta sino hasta nueva orden y que los trabajadores de Pacific, así como los de los contratistas se encargarán de levantar los bloqueos internos que impiden la movilidad de tractomulas y de algunos camiones con víveres en Campo Rubiales. El desbloqueo interno se daría el jueves a primera hora.

Jara dijo que, por ahora, es un acuerdo fructífero porque las ‘mulas’ podrán entrar y salir y porque se les permitirá a los obreros esperar el proceso de negociación y que se les garantizará la comida y la dormida.

Redacción Nación

Siga bajando para encontrar más contenido