No hay solución a crisis en sistema penitenciario de Medellín, concluyó debate en Concejo

Se habló de otras fisuras del régimen, como el poco presupuesto del Instituto Penitenciario de Colombia (Inpec) para atender todas sus fisuras en las cárceles.

POR:
julio 14 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-14

La discusión surgió por la intoxicación de 1.800 internos de la cárcel Bellavista, el pasado 31 de mayo y el primero de julio, así como por el suicidio del interno Marcos Antonio Peña, ocurrido en el anexo psiquiátrico de la reclusión de mujeres del Buen Pastor.

Jorge Caballero, coordinador de la Unidad de Derechos Humanos de la Personería de Medellín, mencionó que desde 1998 la Corte Constitucional ya había hablado de estos problemas: "hacinamiento, la salud de los internos, corrupción, violencia y dijo que "...el control del Estado es de puertas para afuera, pero para adentro, en los patios, la autoridad es de los internos".

Nelson Moreno, asesor jurídico del Inpec, dijo que esos problemas se deben, en gran medida, a que el Instituto cuenta con un presupuesto bajo y las obligaciones han aumentado en los últimos años, pero no el personal.

"El Sistema Acusatorio Penal y la Ley de Justicia y Paz requieren de personal del Inpec y necesitamos 1.600 hombres en todo el país para estas labores, por otra parte, el Ministerio de Hacienda siempre nos aprueba un presupuesto por debajo del necesitado", explicó el asesor.

Por ejemplo, para este año se solicitaron 946.000 millones de pesos, pero lo aprobado fue de 666.000 millones, lo que representa un 30 por ciento menos de lo presupuestado.

Tema salud

Otro tema que tiene preocupado al Concejo de Medellín es el de la salud de los internos. No solamente en las condiciones de salubridad en las penitenciarías sino en su salud física y mental y el servicio de EPS y ARS.

Luz Elena Hernández, jefe de División de Salud del Inpec, dijo que los problemas en materia de seguridad social son por la negligencia de los ministerios de la Protección Social y el de Hacienda. "Nos han dejado solos, el presupuesto es bajo y por eso no se puede contratar más personal; y, además, ninguna IPS quiere contratar con el Inpec".

En la capital antioqueña no se cuenta con siquiatras ni sicólogos para atender a los internos; en el anexo psiquiátrico sólo hay uno, "y sacó cuatro días de vacaciones, empezando julio, y en ese lapso se suicidó el interno Marcos Peña", explicó la concejala María Regina Zuluaga.

El Inpec tiene un presupuesto de dos millones de pesos para un siquiatra de prestación parcial de servicios. En el medio se asegura que un profesional exige unos ocho millones para un trabajo de estas características.

Siga bajando para encontrar más contenido