La historia sugiere que el fin del malestar económico en EE.UU. aún está lejos

La historia sugiere que el fin del malestar económico en EE.UU. aún está lejos

POR:
mayo 09 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-09

Lo peor de la crisis financiera puede haber pasado, pero lo peor de la crisis económica en Estados Unidos puede estar apenas empezando.

Desde inicios de marzo, los mercados han repuntado. Las acciones han subido y los rendimientos de la deuda de mayor riesgo de las empresas y de los bonos respaldados por hipotecas ha caído en relación a los bonos del Tesoro estadounidense.

No obstante, a juzgar por la historia, la celebración es prematura. Es habitual que durante una crisis los mercados toquen fondo mucho antes que la economía. Los mercados, después de todo, miran hacia el futuro y la debilidad de la economía es la forma en la que se corrigen los desequilibrios que desataron la crisis.

"Las crisis financieras son, a menudo, una expresión de los problemas más amplios de la economía", señala Kenneth Rogoff , profesor de la Universidad de Harvard, quien acaba de escribir junto a Carmen Reinhart un estudio sobre las crisis financieras que se remontan al 1300. "Es un mecanismo que exacerba y ahonda  la recesión, pero casi nunca es eldetonante".

Las repercusiones de una crisis dependen del grado de desequilibrio de los principales aspectos de la economía, como el consumo, la inversión y los precios de los activos. El crash bursátil de 1987 y el semicolapso del fondo de cobertura Long Term Capital Management en 1998 amenazaron el corazón del sistema financiero estadounidense. Sin embargo, los desequilibrios se limitaban en su mayor parte a los propios mercados: la sobrevaloración de las acciones en relación a las ganancias de las empresas en 1987 y el excesivo endeudamiento de los fondos de cobertura en 1998. Por ende, una vez que la labor de rescate emprendida por la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) mitigó la amenaza al sistema financiero, las consecuencias para la economía fueron acotadas.

La actual crisis es diferente.

Durante varios años, los precios de las viviendas estadounidenses y la construcción siguieron subiendo por encima de los niveles considerados sostenibles al tomar en cuenta los precios de los alquileres, los ingresos y la demografía. Las viviendas se usaron como garantía de billones (millón de millones) de dólares en deuda asumida por las familias. Eso deprimió el ahorro, infl ó el consumo y relajó los criterios para otorgar crédito a las personas, las empresas y los especuladores.

Cuando los precios de las viviendas dejaron de aumentar, comenzó el impago de las hipotecas más riesgosas, lo que provocó la crisis. Incluso ahora, los precios siguen por encima de los niveles sostenibles y el ahorro de las personas apenas ha repuntado.

Ted Truman, académico del Instituto Peterson de Economía Internacional, quien como parte del equipo de la Fed trabajó en el rescate de Corea del Sur durante la crisis asiática de fines de los años 90, señala que la sobreexpansión y endeudamiento excesivo de las empreas coreanas en los años previos a la crisis equivalen a la sobreexpansión de los bienes raíces y el consumo en EE.UU. hoy en día. En ambos casos, señala, un colapso en el sector afectado golpeó profundamente el sector financiero. La recuperación coreana fue impulsada por las exportaciones, de la misma manera en la que las exportaciones están resultando ser un amortiguador para EE.UU. ahora.

El riesgo para EE.UU. es que la corrección vaya más allá de los excesos inmobiliarios y empiece a filtrarse de nuevo en el sistema financiero y, en consecuencia, afecte negativamente la economía en general. Nouriel Roubini, economista jefe de RGE Monitor, un servicio de proyecciones económicas y financieras, dice que el sistema financiero estadounidense se ha ajustado hasta ahora solamente a las pérdidas de créditos hipotecarios. El experto predice que se acerca una ola de impagos en préstamos industriales, bonos municipales y créditos individuales, lo cual desatará una nueva crisis en el sistema financiero.

Siga bajando para encontrar más contenido