Hogares: más ahogados por las deudas

Hogares: más ahogados por las deudas

POR:
julio 28 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-28

El aumento de las tasas de interés ocurrido en los últimos meses, especialmente para el crédito de consumo, está ahogando cada vez más a los hogares colombianos que, además, han optado frenar las compras de bienes y servicios. Lo peor de todo es que el crédito se seguirá encareciendo en medio de un panorama de mayor inflación y de una tasa de desempleo que se niega a ceder de manera significativa. El indicador que mejor mide la capacidad de pago de los colombianos con el sistema financiero es la calidad de la cartera bancaria, la cual se ha deteriorado en los últimos meses. “El indicador de mora (cartera vencida/cartera total) en el caso del crédito de consumo se ha incrementado, de 4,26 por ciento a principios del 2006, a más del 7 por ciento a mayo del 2008. Dicho indicador de mora, en el caso de las Pymes, se ha elevado del 5 por ciento al 7,7 por ciento durante el mismo lapso”, señala un reporte publicado la semana pasada por la Anif. Afirma el gremio que si bien es cierto que los niveles de morosidad lucen manejables y el sistema financiero tiene una cobertura alta para esas contingencias, la desaceleración económica “podría repercutir negativamente sobre estos indicadores de mora”. De hecho, esa situación se viene presentando desde hace varios meses y el propio Banco de la República prendió las alarmas sobre el aumento de las deudas de los hogares, al señalar que las mayores tasas de interés de los créditos de consumo han aumentado la “carga financiera” de los colombianos. Esta carga se define como el pago de intereses por créditos de consumo e hipotecaria sobre la remuneración que reciben los asalariados. En su reciente Reporte de Estabilidad Financiera, el Emisor señalaba que “el pago de intereses de los hogares creció rápidamente en el último año, pasando de 5,2 por ciento de su ingreso en el 2006 a representar el 6,7 por ciento de sus ingresos en el 2007”. Basado en este reporte, Anif señala que entre enero del 2006 y junio del 2008, la tasa DTF se ha incrementado en 373 puntos básicos (3,73 por ciento), afectando la carga financiera de los hogares. “Al recalcular el servicio de la deuda global de los hogares colombianos (intereses + amortizaciones/ingreso disponible), estimamos que el 2008 cerrará con un valor del 13-26 por ciento (de acuerdo a los planes de amortización: 1 a 3 años en consumo y 10 años en hipotecario), es decir, alrededor de tres puntos porcentuales por encima del calculado para 2007”, dice un reporte de Anif. 6,7 por ciento de los ingresos de los hogares se utilizó en el pago de intereses a lo largo del año pasado. Recaída del consumo pesa en los estratos altos Al cierre del primer semestre del año, se ha puesto en evidencia un deterioro en el consumo de los colombianos. Eso se nota en las cifras parciales del Dane sobre el comercio al por menor, lo reconocen voceros de grandes empresas de comercio y entidades como Fenalco y Fedesarrollo, que le toman el pulso a ese indicador. La semana pasada, al presentar su balance del primer semestre del año, Almacenes Éxito decidió reducir sus estimaciones de ventas para el final del año de 13 a 7 por ciento, aproximadamente, “teniendo en cuenta la actual situación económica del país con una reducción en el nivel de crecimiento económico que afecta directamente el nivel de demanda interna de los ciudadanos”, según un análisis de la firma Interbolsa. La situación también ha sido advertida en la última encuesta empresarial de Fenalco, que citó a empresarios representativos “que en el segundo trimestre tuvieron que sacrificar parte de sus márgenes de ganancia para mantener sus ventas y alentar a los consumidores”. La percepción de los empresarios también se refleja en la última Encuesta de Opinión del Consumidor a junio, que revela Fedesarrollo y que incluye el Índice de Confianza del Consumidor. El retroceso es importante. Mientras que en junio del 2007 llegó a 25,1 puntos, en el mismo mes de este año bajó a 11,4 puntos. Llama igualmente la atención una caída frente a mayo de este año cuando el Índice se situó en 21,4. Al revisar el Indice de Confianza del Consumidor por estratos, se nota un mayor deterioro entre el estrato alto, y con menor profundidad ha caído la confianza entre los consumidores de los niveles medio y bajo.ANDRUI

Siga bajando para encontrar más contenido