Hombre de Neandertal cumple 150 años este mes

El Hombre de Neandertal, que este mes celebra los 150 años de su descubrimiento como el primer homínido prehistórico identificado por la ciencia, parece haber cedido el cetro de ancestro humano a otros compadres más próximos al hombre actual.

POR:
agosto 04 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-04

El valle de Neander (Neander Tal) donde en 1856 fueron hallados sus primeros restos parecía ser toda una promesa para la ciencia. De hecho, su nombre se debe al teólogo y compositor del siglo XVII, Joachim Neumann, que lo denominó ‘Neander’ pues en griego significa “Hombre Nuevo”. Sin embargo, para los sabios de la época no tenían nada de hombre nuevo un esqueleto con cráneo de mono. Algunos pensaron que eran los restos de un disminuido psíquico y otros los de un cosaco de Mongolia muerto mientras atravesaba la región con las tropas del general ruso Chernichev, en 1814, para atacar a la Francia napoleónica. En cualquier caso, estaba claro que los huesos eran humanos y pertenecían a un ser de entre 1,55 y 1,70 metros de estatura. Imposible saber si era peludo o cuál era el color de su piel, pues ni entonces ni ahora se han podido realizar reconstrucciones fiables. Fueron los únicos rastros de un hombre prehistórico hallados en el mundo hasta 1864, año en que se descubrió en el suroeste de Francia un esqueleto de sólo 28.000 años de antigüedad pero ‘moderno’: era el Hombre de Cromagnon u Hommo Sapiens, nuestro verdadero antepasado directo. En 1891 le tocó el turno al Pitecantropo de la isla de Java, en Indonesia, actualmente conocido como Homo Erectus y cuya existencia data de 700.000 años. En 1924 le llegó la hora al primer Australopitecus, hallado en Sudáfrica y todavía más primitivo, pues su existencia se fijó en 2,4 millones de años. Los grandes actores de la evolución parecían haber quedado identificados con el Australopitecus que se transformó en Homo Erectus, luego en Hombre de Neandertal y éste en Hombre de Cromagnon. Sin embargo, para muchos antropólogos actuales, los Australopitecos sólo fueron monos grandes. El Homo Erectus es, en cambio, el primer eslabón. Así, hace unos 30.000 años, al menos cuatro especies de humanos coexistían en la tierra: en Asia los últimos Homo Erectus con Pigmeos de la isla de Flores y en Europa los Hombres de Neandertal con los Homo Sapiens. Además, parece ser que el hombre no es el único humano, pues según ciertos biólogos, entre nosotros y los chimpancés sólo hay una "distancia" genética de menos de un 1%, por lo que esos primates deben ser clasificados como "Homo". AFP

Siga bajando para encontrar más contenido