El hombre que sacó de casillas al presidente Santos

La semana no fue la mejor para Rafael Mejía, pero todo quedó atrás. Este fin de semana está en su finca ordeñando vacas y arreglando las cuentas con el mayordomo.

El hombre que sacó de casillas al presidente Santos

Archivo Portafolio.co

El hombre que sacó de casillas al presidente Santos

POR:
marzo 16 de 2014 - 12:02 a.m.
2014-03-16

“Si la forma como me expresé le ofendió, le ofrezco disculpas”. Las palabras las dijo Rafael Mejía, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), al Presidente Juan Manuel Santos, el lunes pasado, durante una reunión del Gobierno con todos los miembros del gremio agrario.
Previamente, a esa reunión, el Presidente ya estaba lo suficientemente ‘salido de casilla’ como para entrar sin saludar, contrario a como siempre lo hace.
¿La razón? El tono crítico y fuerte de Mejía en la entrevista con EL TIEMPO del viernes 7 de marzo habían tocaron el punto más sensible del Gobierno: el proceso de paz que se negocia en La Habana y el apoyo mismo que los empresarios del campo estaban dándole a dicho proceso. 
La que terminó por ‘caldear los ánimos’ al Presidente fue: “¿Quién manda aquí: el Presidente o la isla de Cuba? Todo está trancado, compras y ventas del sector”.
Del tema, Mejía quiere 'pasar la hoja', aunque considera que él, como dirigente gremial, y la SAC como gremio empresarial, salieron fortalecidos del capítulo sucedido.
“¿De dónde diablos se saca eso de pensar que se hubiese negociado el modelo económico o la propiedad privada en La Habana?”.
La pregunta la hizo tres veces el Presidente, durante esa reunión y con esta Santos desvirtuó los comentarios de Mejía. Por eso, cuando este pidió la palabra durante el encuentro, Santos le dijo que sí se la daba, pero debía excusarse.
Pero, ¿quién es Rafael Mejía?
El directivo es la voz de los 47 gremios y entidades que agrupa la SAC desde hace 13 años y su relación con el campo es de toda una vida. A los cinco años ordeñó la primera vaca y no tenía ni idea que sería el caporal de todos los ordeñadores del país, mucho menos representar a todos los agricultores.
Para finales de los años sesenta acogió la Universidad de Raleigh, en Carolina del Norte (Estados Unidos) y de allí salió como zootecnista y luego como posgraduado en economía agrícola.
No tiene otro palmarés diferente en su hoja de vida, la que entregó a EL TIEMPO, como si estuviera buscando empleo.
Con ese par de títulos bajo el brazo, regresó a Colombia, donde consiguió trabajo en el Banco de Colombia. Su carrera profesional la siguió en las empresas Schrader Camargo, Manufacturas Ajover, Diners Club y la empresa de alimentos Alicol.
Sus cargos siempre los compartió con su actividad como productor del sector agropecuario en los sectores lechero y arrocero y como miembro de la junta directiva de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC).

LECHERO EN UBATÉ Y ARROCERO EN EL TOLIMA
En su diálogo con EL TIEMPO, Mejía citó una larga lista de expertos reconocidos, que han tenido a su cargo diversos tipos de estudios y análisis del agro. De cada uno, dice, su actividad agraria es ‘de escritorio’, pues ninguno es productor del campo.
Él sí lo es, pues además de ser vocero gremial, es productor de arroz del departamento del Tolima y ganadero, en el municipio de Ubaté (Cundinamarca).
Mejía subraya que no ha sido beneficiario de subsidios, garantías o de cualquier tipo de prebenda o ‘gabela’ por ser quien es.

Juan Carlos Domínguez
Redacción Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido