Hommes pide que DNP planee las obras viales

Enviado especial El ex ministro de Hacienda, Rudolf Hommes, cuestionó de forma tajante la efectividad del desarrollo de los proyectos de infraestructura de transporte en el país, a tal punto que pidió al Gobierno Nacional que las tareas que cumple el Ministerio de Transporte pasen al Departamento Nacional de Planeación y que el Ministerio de Hacienda se concentre en la búsqueda de los recursos, mientras que el Ministerio de Transporte sea un vigilante de las obras en ejecución.

POR:
noviembre 16 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-16

Durante el Congreso Nacional de Infraestructura, en Cartagena, el ex ministro señaló que la Dirección Nacional de Planeación (DNP) es la institución menos politizada, lo que le permite definir la prioridad de los proyectos de infraestructura, como ha ocurrido a lo largo de la historia del ministerio de Obras Públicas y luego de Transporte. Hommes recalcó que los proyectos deben ser planificados por el DNP y no por el ministro de Transporte de turno, como sucede hoy. Esta afirmación fue respaldada por el presidente de la Junta Directiva de la Cámara Colombiana de Infraestructura, CCI, Luis Fernando Jaramillo, quien explicó que el Instituto Nacional de Concesiones, Inco, se ha apresurado a adjudicar los proyectos viales, sin estudios técnicos, lo que le ha ocasionado al país grandes problemas que terminan con líos jurídicos en contra del Estado. Una prueba de ello son los problemas que se han venido presentando a lo largo de la evolución del Plan Vial 2.500, lo cual obligó al Gobierno a declarar la caducidad a varios contratos que incumplieron con la obligación. Por su parte el presidente de Asofondos, Santiago Montenegro Trujillo, señaló que se deben revisar algunos aspectos que les den mayor credibilidad a los inversionistas. El dirigente gremial recalcó que la regulación del Estado en el sector de Transporte es muy débil, lo que genera incertidumbre en el desarrollo de los proyectos. La única herramienta sancionatoria es la aplicación de la caducidad de los contratos, situación que solo se da en pocos casos. Por su parte, el ex ministro de Hacienda, Guillermo Perry Rubio, señaló que la decisión del Ministerio de Transporte de intervenir la red secundaria y terciaria a través del Plan 2.500 es un claro retroceso a la descentralización, cuando la entidad debería concentrarse en la red primaria. Entre tanto, el decano de Economía de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, Salomón Kalmanovitz, fue más crítico al señalar que en el país se hacen carreteras innecesarias para pagar favores políticos y que las prioritarias se inician pero no se concluyen. Dijo que la creación del Inco no sirvió para nada, ya que la mayoría de sus funcionarios vienen del Invías y carecen de un perfil técnico.

Siga bajando para encontrar más contenido