Hora de empezar una nueva agenda

Tras reconocer que el país va por buen camino y que dio un salto importante, el Director de PORTAFOLIO señaló que hay unas tareas pendientes y que Gobierno, empresarios y todos los colombianos tenemos que empezar a caminar en esa ruta. Así mismo, hay que mirar más cerca a los países de Asia, mejorar la infraestructura y corregir la inequidad social y la mala distribución de la riqueza.

POR:
diciembre 03 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-12-03

La agenda con las tareas pendientes Tras destacar el fortalecimiento de la economía, que se ve reflejado en el crecimiento de la inversión extranjera, el incremento de empresas y el control de las principales variables económicas, el director de PORTAFOLIO, Ricardo Ávila, dice que ahora hay que trabajar en las tareas pendientes, como la tasa de pobreza de Colombia, que es de 13 puntos porcentuales por encima del promedio de América Latina; el desempleo, el segundo más alto de la región y de paso corregir la distribución de la riqueza. El directivo dijo también que es el momento de que el país empiece a mirar al otro lado del Océano Pacífico, “el que para nosotros debe ser el cercano occidente y no el lejano oriente”. La mirada debe empezar por revisar las representaciones diplomáticas o comerciales que allí se tienen y procurar que tengan un tamaño adecuado y estén dotadas de funcionarios que hablen el idioma de esos países y estén en condiciones de dar indicaciones de qué es lo que quieren esos mercados. El trabajo en el campo interno también es arduo, la infraestructura requiere mayor atención. Hay que romper “los cuellos de botella que hoy se traducen en sobrecostos de transporte, tarifas excesivas de servicios públicos o dificultades logísticas de todo tipo”. En el frente de la política macro, Ricardo Ávila aseguró que las tareas deben ser la sostenibilidad fiscal y la propia equidad social en el país. “Me refiero al descomunal hueco en las finanzas públicas que hoy representan las pensiones y que le cuestan al presupuesto nacional más de 23 billones de pesos al año, una cifra superior a la que se le asigna a la seguridad o a la educación”, subrayó Ávila. Un segundo gran tema tiene que ver con la necesidad de una verdadera política industrial. Para el director de PORTAFOLIO el país debe continuar con su política comercial, pero al tiempo que lo hace debe mejorar su capacidad y su base productiva. El directivo dijo que no podía dejar de lado el tema del informe de Doing Business del Banco Mundial en el que si bien Colombia ocupa el puesto 37entre 183 países, está entre los siete peores a la hora de hacer efectivo un contrato . “La duración de un juicio ejecutivo en nuestras cortes es en promedio de 1.346 días y se lleva más de la mitad de lo que vale el bien reclamado. Estamos delante de algunos, es cierto, como es el caso de Surinam, Afganistán, Bangladesh o Timor oriental, pero no creo que sea ese un verdadero consuelo”, subrayó Ricardo Ávila, durante su intervención anoche en la entrega de los Premios PORTAFOLIO. El directivo cerró sus palabras expresando su confianza en las capacidades del presidente Juan Manuel Santos para impulsar la solución a las solicitudes que le fueron planteadas y para defender los principios del Buen Gobierno, que sacarán al país de la corrupción y la politiquería. "Los cuellos de botella para la competitividad hoy se traducen en sobrecostos de transporte, tarifas excesivas de servicios públicos o dificultades logísticas de todo tipo”. RICARDO ÁVILA, DIRECTOR DE PORTAFOLIO En Nabusímake hay una ‘Sirena’ con vocación de mamá Con la experiencia que le da haber criado a 15 hijos y consciente de lo difícil que es el trabajo de mamá, Ana Concepción Niño Suárez decidió compartir sus conocimientos y ayudar a otras mujeres que, como ella, hacen todo lo posible por sacar a sus hijos adelante. Como si haber educado a su prole, que además le aportó 22 nietos, no fuera suficiente, Ana se puso en la tarea de “hacer algo importante antes de morir” y así fue como hace más de cuatro años empezó a recibir en su casa en Nabusímake (Cesar) a niños arhuacos, para alimentarlos, pues estaban desnutridos y le partían el corazón. Su idea recibió el apoyo de extranjeros y colombianos, que van a este pueblo indígena y se hospedan en su casa, que es una de las que ofrece ese servicio para los turistas. Esos amigos de afuera le dieron los primeros apoyos, así como el Bienestar Familiar, que le aportaba una minuta con alimentos. “Mi mamá siempre ha cocinado en olla grande para ofrecerle a quien llegue, y si no alcanza, pues le da su plato, ya que cree firmemente en la idea de que donde come uno comen diez”, dice Sandra Esther, una de sus hijas. Lo que comenzó con 12 niños que iban a diario a almorzar a la casa de la Sirena, como todos conocen a Ana desde que era bebé, poco a poco se fue ampliando. Ahora en el kiosco que le ayudaron a construir cuenta con capacidad para 50 niños, muchos de los cuales llegan desde la hora del desayuno. Además, ahora, con una de sus hijas, les ayuda con su educación. Así funciona el Hogar La Sirena, por el que Ana recibió el Premio Especial de PORTAFOLIO. "Aunque la Fundación Éxito nos ayuda con mercados, no es suficiente, pues cada día llegan más niños, pero hacemos lo mejor. Además, todos mis hijos ponen su granito de arena y con 15 granitos se hace un plato de arroz”. ANA CONCEPCIÓN NIÑO SUÁREZ, DIRECTORA DEL HOGAR LA SIRENA, PREMIO ESPECIAL DE PORTAFOLIOADRVEG

Siga bajando para encontrar más contenido