Hormiga con mandíbula más rápida del mundo

Una hormiga pequeña que vive en buena parte de Suramérica tiene la mandíbula más rápida del mundo animal, capaz de liberar tanta potencia que incluso puede lanzarla por los aires como con un resorte.

POR:
agosto 24 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-24

El nombre científico de la hormiga es Odontomachus bauri, y es capaz de cerrar sus mandíbulas a una velocidad de entre 124 y 232 kilómetros por hora, de acuerdo con un estudio publicado en Internet por la revista especializada Proceedings of the National Academy of Sciences. Ello la hace más rápida incluso que el camarón mantis, otrora poseedor de la marca del ataque más rápido, de acuerdo con investigadores encabezados por Sheila Patek, profesora asistente de biología integrativa de la Universidad de California, en Berkeley. Es capaz de cerrar sus mandíbulas con tanta fuerza que puede lanzarse a sí misma por los aires. El equipo usó vídeos de alta velocidad para grabar el ataque de la hormiga y calcular la velocidad de cierre de sus mandíbulas. El promedio de tiempo para ello fue de 0,13 milisegundos, unas 2.300 veces más rápido que el parpadeo humano, dijeron. Asimismo, el rápido movimiento de las mandíbulas contra el suelo puede lanzar a la hormiga por los aires, en una espectacular retirada ante el peligro. Verla hacer eso fue “uno de los momentos más divertidos en nuestro laboratorio”, dijo Patek en una entrevista telefónica. Las hormigas no se lastiman al hacer eso; se ponen de pie tan pronto caen a tierra, retirándose luego caminando, dijo. Muchas veces incluso detienen su caída sujetándose de algo. Es fascinante ver la forma en que estas hormigas han convertido un aparato dedicado a la alimentación en algo que les permite huir del peligro, dijo el coautor del estudio, Andrew V. Suárez, quien enseña conducta animal en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign. Las hormigas miden unos ocho centímetros de largo y pueden lanzarse a unos ocho centímetros de altura y a una distancia de 40. Ello equivale, de acuerdo con los investigadores, a un hombre de 1,65 metros lanzándose a una altura de más de 13 metros y a una distancia de 40. El secreto es un músculo que mantiene las mandíbulas abiertas, permitiéndose su cierre rápidamente mediante una especie de resorte, en algo parecido al disparo de una ballesta, donde la energía contenida en el arco elástico puede ser liberada instantáneamente, indicó Patek. Las hormigas viven en Centro y Suramérica. AP

Siga bajando para encontrar más contenido