El ‘horror’ de la crisis financiera en E.U.

Bloomberg. Sam Raimi está a punto de convertir el colapso del mercado de la vivienda de Estados Unidos en un verdadero horror.

POR:
mayo 19 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-19

Raimi, director de las películas de El hombre araña, y Universal Pictures estrenarán el 29 de mayo el largometraje Drag Me to Hell (Arrástrame al infierno), cinta sobre una ambiciosa agente hipotecaria que trata de impresionar a su jefe negándose a prorrogarle la hipoteca a una anciana tuerta en peligro de desahucio, según la página web de la producción. La anciana le echa una maldición a la agente hipotecaria, interpretada por Alison Lohman, condenándola a “una pesadilla real” a manos de demonios que tratan de arrastrarla a las profundidades donde la joven “arderá en el infierno por toda la eternidad”, según la página web. Antes de eso, no obstante, hay tres días de llamas, inundaciones, moscas, cadáveres y otros motivos de espanto. En el Festival Cinematográfico de Cannes la película se exhibirá en una tanda de medianoche este mes, en momentos en que la ira del público contra las entidades hipotecarias ha dado lugar a audiencias legislativas en Estados Unidos sobre el papel de aquellas en el colapso del mercado de la vivienda. El sector se opuso a que los tribunales de quiebras pudieran modificar las hipotecas para ayudar a cerca de un millón de estadounidenses a conservar sus hogares. Las ejecuciones hipotecarias sentaron una marca en abril, según la firma investigadora RealtyTrac Inc. “¿Cómo llegamos a estos extremos?”, dijo Grant Stern, corredor hipotecario y director general de Morningside Mortgage Corp., quien se reía al tiempo que miraba un avance de la película por Internet. “No somos así de malos”. La ira del público contra el sector financiero “estuvo a punto de degenerar en turbas vengativas en las calles”, dijo el director de investigaciones Jeff Davis en Howe Barnes Hoefer & Arnett en febrero. Los empleados de American International Group Inc. recibieron amenazas de muerte y Jamie Dimon, jefe ejecutivo de JPMorgan Chase & Co., instó a los funcionarios gubernamentales en marzo a que desistieran de “vilipendiar” al mundo corporativo. Los representantes de Raimi en Creative Artists Agency no devolvieron llamadas telefónicas y mensajes electrónicos en que les pedían un comentario. Desde el estallido de la burbuja de la vivienda hace dos años, las entidades de préstamos para compra de hogares han reducido sus plantillas un 44 por ciento a unas 280.000 personas, según datos compilados por la asociación de la banca hipotecaria de Estados Unidos. “Las hipotecarias han tenido que afrontar muchas indagaciones, y es justo que así sea”, dijo John Mechem, vocero del grupo con sede en Washington. “Hemos desempeñado un papel importante en los problemas económicos recientes, pero no somos los únicos que tienen la culpa”. El personaje de Lohman, Christine Brown, se debate entre demostrarle a su jefe que puede tomar decisiones difíciles y su instinto de darle una oportunidad a la anciana, la cual se hinca de rodillas para implorar que le conceda una tercera prórroga del pago, según la página web. Si bien hay personas inescrupulosas, no representan al conjunto del sector de las hipotecas residenciales, dijo Angelo Cusinato, director general de Resource Plus Mortgage Corp., firma hipotecaria en Inverness, estado de Illinois. “Así como no todo jugador de béisbol usa esteroides, no se puede generalizar sobre nuestro negocio”, dijo Cusinato, cuya firma ha concertado hipotecas residenciales por casi 2.000 millones de dólares, según su página web. En cuanto a ser condenado al infierno, dijo, “ciertamente hay un par de prestamistas a quienes me gustaría darles un pasaje de primera clase”. 'Perdí mi vida. No sé a dónde pertenezco en este momento, o a quien pertenezco... Hay muchas posibilidades en el futuro”. BAHMAN GHOBADI, DIRECTOR DE CINE Directores arriesgan su vida para hacer una película Francia/(AP) . Cannes no se trata únicamente de galas y glamour. Para algunos directores, el viaje a la alfombra roja en la Riviera está antecedido de múltiples riesgos personales. El realizador chino Lou Ye y el iraní Bahman Ghobadi han llegado al festival con cintas que grabaron en secreto luego de que las autoridades les prohibieran trabajar. Ambos cineastas abordan temas que no son nada fáciles para los oficiales de sus países: relaciones entre homosexuales en la cinta de Lou, Spring Fever, y música underground en Tehrán en la de Ghobadi, titulada No One Knows About Persian Cats. Ghobadi llegó a Francia sin su coescritora y compañera, la periodista estadounidense-iraní Roxana Saberi. Ella estaba en Viena el viernes, luego de viajar desde Irán, donde pasó cuatro meses en la cárcel por acusaciones de espiar para los Estados Unidos. Saberi niega los cargos, y Ghobadi dice que es ridículo que el gobierno iraní sugiera que ella era una espía. Lou, de 44 años, tuvo prohibido filmar en China durante cinco años luego de que presentara sin autorización en el 2006 su trabajo Summer Palace sobre las protestas de 1989 en la Plaza de Tiananmen. El director filmó Spring Fever -un drama temperamental y explícitamente sexual que sigue los enredos de cinco personajes en el curso de una tórrida primavera- utilizando una pequeña cámara y sin autorización, en la ciudad de Nanjing. Por su parte, Ghobadi también destacó que trabajar fuera de la ley le dio una independencia que valió la pena el riesgo. El director comenzó Persian Cats luego de que el Gobierno le negara el permiso de filmar un proyecto en el que había estado trabajando durante dos años. Finalmente se lanzó a rodar sobre la música de manera secreta, en solo 17 días, principalmente en exteriores en las calles de Tehrán. “Fue un gran alivio para mí hacer esta película”, indicó Ghobadi. “Toda la energía negativa salió de mí cuando terminé de rodar... Cuando terminé la cinta, estaba curado, luego ocurrió lo demás, arrestaron a Roxana y la mandaron a la cárcel”. Los dos actores principales del Persían Cats abandonaron Irán y posiblemente nunca regresarán, pero Ghobadi dijo estar preocupado de que otros músicos que participaron en el filme y que aún están en el país, pueden ser víctimas de persecución. El realizador no está seguro de si regresará a Irán. Saberi ha dicho que ella y sus padres están planificando irse a Estados Unidos en los próximos días. Por su parte, Lou hizo un llamado al Gobierno chino a que suavice sus censores, y dijo estar confiado en que en lo dejen hacer más filmes. “Espero convertirme en el último director en China al que le prohiben trabajar de esta forma... Y espero que no me pase nada cuando regrese a China. Solo soy un director de cine”.'''Perdí mi vida. No sé a dónde pertenezco en este momento, o a quien pertenezco... Hay muchas posibilidades en el futuro”. BAHMAN GHOBADI, DIRECTOR DE CINEWILABR

Siga bajando para encontrar más contenido