Hotel Tequendama: un viejo bien juvenil

Un desprevenido visitante se podría encontrar en uno de los pasillos del Hotel Tequendama con la figura del Príncipe de Asturias, a quien de paso fue necesario fabricarle su cama y adaptar la ducha para su real servicio. En otro corredor podrá toparse con el Dalai Lama, o con el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y quizás con Marc Anthony y Jennifer López, quien prefiere dormir rodeada por la armonía del color blanco.

POR:
julio 16 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-16

Puede ver en la cocina al monstruo de la canción, el español Raphael, a quien le fascina inspeccionar cómo preparan la comida en ese lugar, o con Miguel Bosé, quien se aloja allí desde su infancia, sitio que señala como su casa en Colombia, o quizás con David Carradine, (protagonista de Kung-Fu), Gun’s and Roses, o con cualquiera de los mandatarios de Colombia de los últimos 55 años desde Roberto Urdaneta hasta Álvaro Uribe Vélez. Todos ellos son huéspedes ‘permanentes’ del Hotel Tequendama, el sitio clásico de alojamiento de las grandes personalidades nacionales y extranjeras, desde su nacimiento el 17 de mayo de 1953. En ese trayecto han sido además habitantes del emblemático sitio el Papa Pablo VI, en 1967; el ex mandatario de los Estados Unidos, Bill Clinton; el célebre multimillonario John D. Rockefeller; el mandatario francés Charles De Gaulle, los cantantes Rocío Durcal, Alberto Cortez, Julio Iglesias, Facundo Cabral el famoso humorista mexicano Cantinflas, la reina Noor de Jordania, Alberto Plaza, la premio Nobel de la Paz, la abogada y activista de derechos humanos iraní, Shirin Ebadi, son algunos más. Por eso el Tequendama viene haciéndose una profunda cirugía hace dos años, para la celebración de su 55 aniversario. Tendrá inmobiliario nuevo y remodelación interior, para la cual proyecta una inversión de más de 60.000 millones de pesos que terminarán de ejecutarse en el 2010, cuando la torre quedará 100 por ciento remodelada; solo para el período 2007-2008 se han invertido 12.000 millones de pesos buena parte de los cuales invirtió en el lobby, que conserva el tradicional estilo inglés, pero con toques modernos como el enchape en mármol de las columnas, espacio que fue reconocido y galardonado como uno de los mejores de Latinoamérica. En los primeros seis meses del año, el resultado financieros reflejó utilidades netas acumuladas de 5.430 millones de pesos, con un porcentaje de ocupación del hotel a la fecha del 53,5 por ciento en promedio de sus 578 habitaciones, que se traducen en unas 67.000 personas en lo corrido del año. Y aunque conserva su vínculo con la Cadena Intercontinental, el Hotel Tequendama ahora pertenece a la marca Crowne, sigue siendo una empresa industrial y comercial del Estado, adscrita al Ministerio de Defensa, una de las claves para ser el preferido de los cuerpos diplomáticos por el cumplimiento de los requerimientos y parámetros técnicos de vulnerabilidad y seguridad internacionales para recibir este tipo de dignatarios. Este cumpleaños coge al emblemático hotel lleno de aspiraciones, nuevas actividades, y proyectos para salirse, incluso, de sus propias fronteras con servicios como el catering, que le permite atender diversos puntos como la Industria Militar en cuatro casinos ubicados en Bogotá, Soacha, Muña y Sogamoso, con el desayuno, almuerzo y refrigerios, operación que ha extendido a eventos especiales con rentabilidades de 2.300 millones de pesos. La primera parte de la fiesta de cumpleaños es en el lobby que se reinaugura con un aspecto más amplio, varios ambientes, pero conservando piezas como el mural Teogonía de los Dioses Chibchas, tríptico del maestro Luis Alberto Acuña que lleva 33 años expuesto. Detrás de los resultados en el servicio al cliente hay tras bambalinas una industria que le da un tratamiento individual a cada huésped, y un seguimiento estableciendo un perfil de sus gustos, necesidades y preferencias de tal forma que si, por ejemplo, a alguien que viene de Arabia Saudita, pide solo determinados platos, el Tequendama, acude a sus proveedores especializados. “Por eso regresan y ahora firman nuestros libros de oro, pues, si a alguien le fascinan las fresas achocolatadas, nos encargamos de tenerle, siempre que venga, ese plato en su mesa como un detalle que le haga sentir que llegó a un lugar donde es realmente bienvenido y tratado con exclusividad”, expresó Lina Rincón Argüello. '' Entre 2007 y 2008 han sido invertidos 12.000 millones de pesos en la remodelación, la cual terminará en el 2010. LA COCINA, TODA UNA DESPENSA ALIMENTARIA Para soportar tamaña clientela, el Hotel Tequendama convirtió la cocina en un centro único de producción, donde al mes preparan comidas y platos para los que requieren 2.000 litros de aceite de cocina, 30.000 huevos, 5.280 litros de leche, 2.500 kilogramos de azúcar, 6.000 kilos de pollo, 2.000 kilos de lomo de res, 500 kilogramos de róbalo, 300 de mantequilla, 2.078 de papaya, 1.450 de melón, 1.507 de piña, 958 kilos de patilla, 3.500 kilos de naranja, 990 kilos de mandarina y 750 kilogramos de crema de leche. Todo esto, sin contar la fiesta de aniversario que contará con más de 3.000 invitados. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido