Hu Jintao en Colombia: ¿oportunidad que se pierde?

Hu Jintao en Colombia: ¿oportunidad que se pierde?

POR:
septiembre 09 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-09

Los XXIX Juegos Olímpicos pusieron a Beijing entre las cinco ciudades más importantes del mundo junto con Nueva York, Londres, París, Tokio y Washington.

Tenemos embajada en Beijing desde hace varias décadas, y hace un lustro bajo la dirección de Guillermo Ricardo Vélez. China y Colombia son países de la Cuenca del Pacífico, cuyo foro más importante es la Cumbre de Apec que este año tendrá lugar en Lima en noviembre.

Usualmente el Presidente chino atiende la cumbre y luego visita varios países de América Latina. Como en 28 años de relaciones bilaterales tres presidentes colombianos han ido a China sin reciprocidad de la parte china, el Gobierno colombiano invitó formalmente al presidente Hu Jintao a que haga una visita de Estado a Colombia en 2008. Pero esa visita se va a frustrar sin remedio.

La tarea estaba hecha para la visita de uno de los máximos líderes del mundo. Hasta febrero había lugar al optimismo. Nuestra embajada en Beijing que por estos días preside el Grupo Latinoamericano y del Caribe de embajadores en China, realizó importantes actividades diplomáticas para recaudar fondos para las víctimas del terremoto en Sichuan y actuó a la altura de las circunstancias de cara a los juegos olímpicos.

En la calle Guang Hua Lu 34 en Beijing hicieron presencia importantes líderes del gobierno y la cancillería chinas y dirigentes deportivos mundiales y del comité organizador de los olímpicos.
Pero las cosas empezaron a complicarse. La cancillería china dio señales de que tal vez la visita de Hu no se realizaría por 'problemas de agenda'. Entre bambalinas se sabe que además de Perú, el presidente chino estará en Cuba y muy probablemente Venezuela.

Brasil, Chile, Argentina y México se descartaron porque ya fueron visitados en giras anteriores. Pero si Hu va Caracas que queda a solo 90 minutos de Bogotá, ¿por qué no viene a Colombia?
La respuesta puede estar en que los chinos consideran que Colombia no le da la altura apropiada a sus relaciones con China, por la categorización que nuestra Cancillería le da a la embajada colombiana en Beijing.

Para Colombia, la embajada de Guang Hua Lu es de tercera categoría y eso se refleja en el personal asignado y su remuneración y obviamente su capacidad de acción diplomática.

China no entiende cómo pretendemos que Hu Jintao visite un país que considera a China como de tercera.

Perderemos la oportunidad de hablar directamente con el máximo líder chino sobre asuntos sensibles como acuerdos de inversión, cooperación y migración.

China quiere realzar sus relaciones con Colombia. Igual quiere el Gobierno y la embajada colombianos. Pero la posición de la cancillería colombiana hace más daño que bien. Ya ni siquiera emulamos con Perú o Uruguay.

La categorización de la embajada incide directamente en la capacidad de acción de nuestros diplomáticos. Miremos el contraste con Venezuela, cuyo presidente estará en estos días hablando con su homólogo chino para la adquisición de un satélite.

Para ilustrar, solo los gastos de representación del embajador venezolano en Beijing supera en 16 veces los del colombiano.

El trabajo diplomático colombiano se hace con las uñas y aún así hemos logrado traer inversionistas chinos para megaproyectos como el túnel de La Línea y las concesiones aeroportuarias. Pero no podemos actuar con base en la suerte, ni el embajador Vélez, uno de los más eficaces en el cargo en 28 años, va a durar por siempre.

En la medida en que China es más importante, los predadores políticos empiezan a ver esa embajada dentro de sus presas.

Siga bajando para encontrar más contenido