Huelga: la nueva amenaza que se cierne sobre Ecopetrol

Vence el plazo para cerrar la negociación de la convención colectiva de trabajo de la petrolera con sus sindicatos. Los trabajadores contemplan la opción de una huelga general.

Uno de los puntos claves de la negociación es el incremento salarial. Los sindicatos piden un alza de 20 por ciento.

Archivo Portafolio

Uno de los puntos claves de la negociación es el incremento salarial. Los sindicatos piden un alza de 20 por ciento.

Finanzas
POR:
agosto 22 de 2014 - 02:01 a.m.
2014-08-22

Desde hace una década, Ecopetrol no ha tenido que enfrentar una huelga general de trabajadores. Pero la amenaza de un paro se cierne nuevamente sobre la compañía en un momento complejo para la industria petrolera del país.

Termina el plazo para que se dé la negociación directa entre Ecopetrol y sus cuatro sindicatos (USO, Sindispetrol, Aspec y Adeco) de la Convención Colectiva de Trabajo que podría regir durante los siguientes cinco años.

Ha habido varias reuniones entre los líderes sindicales y directivas de la empresa en un intento por destrabar las negociaciones y lograr un acuerdo. Incluso fuentes cercanas a la mesa sostienen que el ministro de Trabajo, Luis Eduardo Garzón, se comprometió a intermediar en el proceso.

De acuerdo con Ecopetrol, se ha avanzado en algunos temas como garantías sindicales, salud, educación y transporte.

“En lo que es difícil lograr avances es en solicitudes de la USO que desbordan la competencia de la empresa. Por ejemplo, piden que Ecopetrol sea 100 por ciento del Estado, es decir, que se recompren las acciones que están en las bolsas de valores, temas de política petrolera, como los relacionados con disminuir el precio de la gasolina, cambiar la política de contratación o la reversión de algunos contratos de asociación, y realizar una Asamblea Nacional por la Paz”, señaló una fuente de la empresa.

Para los sindicatos, la empresa no ha manifestado un verdadero interés en lograr acuerdos en estos puntos.

Según el presidente de la USO, Edwin Castaño, uno de los aspectos más críticos de la negociación es el tema de la tercerización laboral. De los 39.047 trabajadores vinculados a la empresa, 8.800 están contratados de forma directa y 30.247 a través de firmas contratistas.

“Lo lamentable es que buena parte de esta subcontratación se da para cubrir vacantes en temas que se pueden considerar misionales y permanentes como exploración, transporte, que deberían estar contratados directamente”, señaló el líder sindical.

Ecopetrol sostiene que contratar como trabajadores directos a todas las personas que pide el sindicato haría inviable económicamente la operación.

“Todas las empresas operadoras de hidrocarburos usan contratos de servicios para labores diversas, desde la perforación de pozos hasta la seguridad de instalaciones. (...) Ecopetrol respeta lo establecido en el decreto 284 de 1957 que determina los salarios aplicables a trabajadores de actividades propias de la industria petrolera; en la práctica, a esos trabajadores se les aplica salarios y prestaciones de la Convención, aunque no sean trabajadores directos de Ecopetrol”, señaló la fuente de la empresa.

Otras de las peticiones difíciles de negociar es el incremento salarial: los sindicatos piden un 20 por ciento de aumento, un incremento de los viáticos entre el 40 y el 60 por ciento, entre otros aspectos.

En total, son 128 artículos de la Convención los que han demandado los sindicatos.

Si no se logra pactar un acuerdo, el siguiente paso sería ir a un tribunal de arbitramento que debería definir la nueva convención. Sin embargo, para la USO esta no es una opción probable.

“Si llegado el caso no llegamos a algún tipo de acuerdo, el sindicato tiene diez días para tomar una decisión importante: o nos vamos a un proceso huelguístico o nos vamos a un tribunal de arbitramento. Por historia el sindicato no participa en el escenario de tribunales de arbitramiento”, señaló el presidente de la USO.

Para Ecopetrol, una huelga sería ilegal porque la empresa presta un servicio público esencial.

“De todas formas, mientras se pronuncia el tribunal, las partes podrían llegar a un acuerdo. A eso le denominan la etapa de limbo”, sostuvo la fuente de Ecopetrol.

Una huelga en la petrolera sería un nuevo golpe a la empresa cuya producción este año se ha visto afectada principalmente por los atentados a la infraestructura de transporte de crudo.
EL MERCADO ESPERA SEÑALES 

Analistas del mercado de valores colombiano coinciden en que el impacto de la negociación en la acción no es mayor. “Yo creo que siempre está la confianza de que se pueda llegar a un acuerdo, que casi siempre puede ocurrir a última hora”, señaló una analista.

La acción de Ecopetrol terminó la jornada con valor de 3.255 en la BVC, con una valorización de 0,46 por ciento.

Esta semana, el precio de la acción se ha mantenido relativamente estable.

Economía y Negocios