Identifique los puntos débiles de su compañía y actúe para mejorarlos | Finanzas | Economía | Portafolio

Identifique los puntos débiles de su compañía y actúe para mejorarlos

Virtualmente cada empresa tiene su talón de Aquiles. Ese punto débil puede socavar el alto desempeño que se registra en el resto de la organización. ¿Es en operaciones, en tecnología, en ventas? Sin importar la unidad, usted necesita darse cuenta del problema, y solucionarlo.

POR:
mayo 15 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-15

Eso puede parecer obvio, pero trate de recordar la última vez que preguntó cuál es nuestra principal debilidad, y cómo debemos resolverla. Si responde que ultimamente no ha sido una prioridad seria, he aqui algunas sugerencias que pueden ayudarlo: Pregunte a la linea de vanguardia. A través de conversaciones casuales y sistemáticos mecanismos de retroalimentación, tales como encuestas, interpele a los vendedores, a los representantes de servicios al consumidor, al equipo de adquisición de mercancias, y a otros que tienen contacto regular con los clientes y socios, qué es lo que han escuchado, y pidales también sus opiniones. Hable directamente con sus clientes y sus socios. Consultar sólo a su línea de vanguardia no le proporcionará una imagen completa. Por lo tanto, pregunte a clientes y a socios como ven a la compañía. Para eso, puede adoptar un enfoque similar al que asumió con los empleados de primera línea: una mezcla de diálogos frente a frente con un enfoque más sistemático, tal vez encuestas, o, inclusive mejor, grupos con un enfoque específico. Pregunte a su equipo. Mencione el tema en su próxima reunión con el equipo. Pida a sus empleados que piensen sobre el tema por anticipado, y llegué a la reunión dispuesto a discutir sus opiniones. O simplemente plantee el tema para iniciar una discusión con una retroalimentación más franca. La clave es asegurarse que los empleados se sientan comodos al hablar de los problemas de la compañía. Si usted considera que no le están diciendo todo lo que piensan, permitales hablar con usted a solas. Pregunte a otros gerentes. Invite a almorzar al jefe de algún departamento con el que usted no trabaje de manera regular y pidale que formule observaciones. Pero no lo haga en una sola ocasión. Trate de convertir en un hábito regular el comer con colegas que trabajan en departamentos separados de su unidad. Busque temas comunes de diálogo. ¿Existe preocupación por temas vinculados a la innovación, a la calidad de fabricación, a la atención al cliente? "¿Qué es lo que le dicta su propia intuición? ¿Pueden los temas más comunes tener un impacto adverso en la compañía si no se los enfrenta?”.

Siga bajando para encontrar más contenido