Los idiomas ponen en ‘jaque’ a E.U.

Los estadounidenses han confirmado que el inglés no lo es todo y las autoridades militares se han resignado a compensar a quienes hablen o conozcan otro idioma, especialmente uno que predomine en las zonas de conflicto del mundo.

POR:
mayo 16 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-16

El problema, que se convirtió en crisis al comenzar la guerra global contra el terrorismo tras los atentados del 11-S, quedó de nuevo en evidencia cuando el Pentágono anunció esta semana aumentos salariales para los soldados con conocimientos de idiomas. También ha puesto en tela de juicio la idea de muchos en este país que se muestran renuentes a estudiar idiomas por considerar que el inglés es virtualmente universal. El presidente de la Asociación de Traductores de E.U, Kevin Hendzel, puso el dedo en la llaga en una reciente conferencia al señalar que la falta de traductores e intérpretes “es una amenaza para la seguridad nacional”. Hendzel señaló que en el mundo 200 millones de personas hablan árabe y 40 millones hablan pastún, dari (en Afganistán), farsi (Irán) y uzbeko, “pero sólo hay 614 alumnos en universidades del país que estudian esos idiomas”. Al concentrarse los conflictos en Oriente Medio, esos idiomas han desplazado, en importancia para la seguridad estadounidense, a los de Europa oriental, principalmente el ruso. Frente a esta situación, el Departamento de Defensa de E.U.señaló que a partir del 1 de junio triplicará los incentivos al personal militar hasta un máximo de 12.000 dólares anuales de sobresueldo. Añadió que los efectivos de la Guardia Nacional y de la Reserva recibirán un bono extra de 6.000 dólares al año si demuestran un buen conocimiento de otro idioma, especialmente alguno de las zonas de conflicto. El problema de la escasez de personal con capacidad lingüística se ha hecho particularmente duro en Irak, donde entre los más de 130.000 soldados estadounidenses, allí desplegados, son pocos los que hablan árabe y pueden comunicarse con la población o con las fuerzas de seguridad iraquíes a las que están entrenando. Esa escasez ha obligado a las autoridades militares estadounidenses a contratar intérpretes o traductores civiles lo que, según algunos expertos, constituye un riesgo de seguridad. Las operaciones en Afganistán también se han visto impedidas por la falta de personal que hable pastún o dari. Según una portavoz del Pentágono, de un total de 2,4 millones de soldados que integran las Fuerzas Armadas de E.U sólo 247.000 hablan otro idioma, aparte de inglés. Efe

Siga bajando para encontrar más contenido