Ilegales en E.U. vuelven a soñar

Con la aprobación del Senado de Estados Unidos de un proyecto de reforma migratoria que permitiría la legalización de los indocumentados, los inmigrantes creen poder alcanzar el sueño americano, desinflado en diciembre cuando la Cámara aprobó un proyecto que los trata como criminales.(VER GRAFICO)

POR:
mayo 29 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-29

Aunque las dos instancias del legislativo estadounidense concuerdan en la necesidad de reforzar la seguridad fronteriza, debe aún ponerse de acuerdo en puntos tan divergentes como la calidad legal de los inmigrantes indocumentados, antes de ser firmado por el presidente George W. Bush. El proyecto aprobado por el Senado debe ahora ser compaginado con una propuesta mucho más limitada y conservadora aprobada por la Cámara de Representantes, que se limita a endurecer las fronteras y torna a los indocumentados en criminales, sin prever su legalización ni la creación de un programa de trabajadores temporales. La conciliación será dura por la politización del asunto antes de las elecciones legislativas de noviembre, en las cuales los republicanos arriesgan perder el control de ambas cámaras del Congreso. El líder de la minoría demócrata, Harry Reid, señaló su satisfacción tras un ‘final feliz’ en el pleno del Senado, aunque advirtió que “hemos ganado una gran batalla, pero no la guerra”. Reid responsabilizó a Bush de la suerte final que corra la reforma migratoria, porque muchos republicanos conservadores del Senado y sobre todo de la Cámara baja aún se oponen a la legalización de los indocumentados y equiparan el proyecto del Senado con una ‘amnistía’. “El problema con este proyecto de ley es que es una amnistía, fundamentalmente injusta para millones de personas que esperan en todo el mundo para ingresar a este país legalmente, así como para millones que han venido a este país y han esperado -y además pagado bastante- para entrar legalmente”, sostuvo el republicano Rick Santorum. “La única persona con el poder para proteger de manera absoluta el proyecto de ley del Senado es el presidente Bush. Debe rechazar públicamente el acercamiento de la Cámara de Representantes”, opinó Reid. Millones de inmigrantes se han volcado a las calles de todo el país desde fines de marzo para rechazar la propuesta de la Cámara y reclamar la legalización de todos los indocumentados. 10,3 millones de ilegales viven en Estados Unidos. SANCIONES POR CONTRATAR INDOCUMENTADOS Ordena a empleadores y subcontratistas utilizar un sistema electrónico para verificar si sus trabajadores están o no autorizados a trabajar. Aumenta las multas máximas por contratar indocumentados a 20.000 dólares por cada trabajador, y establece penas de cárcel por la repetición del delito. Declara que el inglés es la lengua nacional de Estados Unidos. Aumenta la cantidad de visas H1-B para trabajadores calificados de 65.000 a 115.000 por año a partir del 2007. Cámara asegura que deben ser tratados como criminales El proyecto migratorio de la Cámara de Representantes, aprobado en diciembre del año pasado, refuerza la seguridad fronteriza y convierte en delito penal la presencia ilegal de cualquier persona en Estados Unidos. Se limita sólo a aspectos de seguridad y mayores sanciones sin incluir un programa de trabajadores huéspedes y mecanismos para regularizar ilegales. El proyecto convierte en criminales a indocumentados e impone sanciones a familiares estadounidenses de ilegales que los ayuden a permanecer en el país. Amplía la definición de ‘tráfico de indocumentados’ para que quienes asistan a esos inmigrantes. El ‘buen samaritano’ que preste servicios o ayude a alguna persona indocumentada podría ser encarcelado (por ejemplo, las personas religiosas, los proveedores de servicios sociales, los educadores y otros). Las autoridades policiales locales harían cumplir las leyes de inmigración, debilitando potencialmente así la disposición de los inmigrantes de reportar abusos o crímenes por temor. Aprobó la construcción de un muro a lo largo de 1.200 kilómetros en la frontera con México. El fundamento del sistema legal de la nación sería alterado y el debido proceso legal y constitucional, muy probablemente desaparecería para muchos inmigrantes. Los inmigrantes indocumentados serían clasificados como criminales culpables de un delito grave calificado. En la actualidad, el estar en E.U. sin documentos migratorios es una ofensa civil menor. Cualquier persona que transporte a indocumentados podría recibir cargos criminales. Los cerca de 11 millones de indocumentados serían sujetos a deportación sin acceso a una audiencia previa y se les dificultaría el proceso de ciudadanía. Se obligaría a utilizar el inglés como idioma oficial, se restringiría el ingreso de embarazadas por la frontera y se negaría hipotecas a indocumentados. Autoriza la contratación de 8.000 agentes adicionales de la Patrulla Fronteriza y 1.000 nuevos inspectores en los puertos de entrada en cuatro años. Senado plantea legalizar a la mayoría de indocumentados Según el Senado, los indocumentados que llegaron a E.U. hace más de cinco años serán legalizados y podrán luego de varios años reclamar su ciudadanía si trabajan, no tienen antecedentes penales, aprenden inglés, pagan una multa de al menos 3.250 dólares e impuestos atrasados. Aquellos que llegaron al país hace más de dos años y menos de cinco años podrán obtener una ‘tarjeta verde’ (permiso de trabajo permanente) si cumplen todos los requisitos y se trasladan a un puerto de entrada, llenan un formulario y vuelven a entrar. Los extranjeros sin papeles que entraron hace menos de dos años deberán regresar a sus países de origen. Pueden intentar obtener una visa de trabajo temporal para empleos poco calificados pero no tendrán ningún privilegio sobre otros extranjeros que buscan lo mismo. El Senado crea un programa especial de trabajadores temporales para un millón y medio de trabajadores agrícolas. Crea 200.000 visados temporales para ‘trabajadores invitados’ cada año. Autoriza la construcción de una cerca con triple muro en casi 600 kilómetros de frontera con México y la instalación de barreras para impedir el cruce ilegal en vehículos en otros 800 kilómetros. Autoriza el empleo de 1.000 nuevos agentes de Patrulla Fronteriza este año (lo cual eleva a 3.000 la cifra de nuevo personal previsto en el 2006), y duplica el número de agentes de la Patrulla Fronteriza en los próximos cinco años, actualmente ubicado en 11.300. Aplaza hasta el primero de junio del 2009 la necesidad de mostrar un pasaporte o tarjeta de identidad de alta tecnología para los estadounidenses que vuelven a entrar a su país después de realizar cruceros por el Caribe o visitas cortas a Canadá y México. Permite a nuevos países participar del programa de exención de visas para entrar a E.U., que actualmente cubre más de 20 naciones. Y acelera la deportación de ilegales que no sean mexicanos. AFP

Siga bajando para encontrar más contenido