Hasta los ilegales lloran caída del precio del oro

Empresas legales revalúan proyectos de exploración, pero también se espera que se desincentive la ilegalidad.

Este año la producción de oro ha sido difícil.

Archivo Portafolio.co

Este año la producción de oro ha sido difícil.

POR:
diciembre 03 de 2013 - 05:02 a.m.
2013-12-03

Así como el auge de los precios del oro disparó en años pasados la actividad exploratoria y extractiva de este mineral en diferentes lugares del país, este año las cosas han resultado distintas y todos los agentes del sector, desde la grande y mediana minería formal hasta la extracción informal y la ilegal, han sentido los rigores de la pérdida de una cuarta parte del precio internacional, entre enero y noviembre.

En ese período, la onza pasó de 1.673 a 1.244 dólares (al 28 de noviembre), mientras, según el Dane, las exportaciones se contrajeron 20,1 por ciento, de 57 toneladas entre enero y septiembre del 2012 a 46 toneladas en igual período de este año.

La producción, por su parte, se contrajo 14,9 por ciento en el mismo lapso, al ubicarse en 41,8 toneladas, y solo 12,1 por ciento correspondió a la gran minería, de acuerdo con las firmas Gran Colombia Gold y Mineros S. A.

Si bien los informales y los ilegales no pagan impuestos, regalías, ni IVA, y no tienen obligación de hacer inversiones ambientales –lo que hace que sus costos sean muy bajos–, expertos de la industria señalan que hasta este grupo se ha visto afectado por el declive de los precios.

Poco antes de salir del Ministerio de Minas y Energía, la exviceministra de Minas, Natalia Gutiérrez, dijo que esperaba que con la caída de precios se podría desincentivar la minería ilegal y, con ello, la minería regulada podría mantener estándares de eficiencia para competir.

“De alguna manera, cuando se está en la cadena de la ilegalidad, esta también es costosa. Tienen que pagar peajes y un montón de temas oscuros para hacer la actividad”, indicó.

La meta de producción del Minminas para este año está en 69 toneladas, pero al ritmo al que va la actividad, y teniendo en cuenta dichos antecedentes, podría cerrar en 60 toneladas, es decir, más de seis toneladas por debajo del registro del 2012, lo que implicaría una caída de 9 por ciento anual.

Mientras las firmas de gran minería de oro han tenido que implementar fuertes ajustes a su estructura de costos para compensar el descenso de los precios, varias empresas que están en fase de exploración comienzan a pensar en un replanteamiento de sus iniciativas.

AJUSTES DE FORMALES E INFORMALES

Según Eduardo Chaparro, director de la Cámara Asomineros, de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi), ante los bajos precios los mineros formales, cuando ven que no pueden cumplir sus metas, prácticamente están obligados a cerrar, mientras informales e ilegales recortan sus costos y vuelven más precaria la calidad del sitio de trabajo.

“Esperaría que venga una contención en las nuevas explotaciones ilícitas, aunque todavía es temprano para ver si se han afectado o no las nuevas unidades de explotación”, dice.

Señaló que, cuando la onza bajó de 1.400 dólares, varias firmas entraron en pánico porque es una situación difícil de controlar, mientras la obligación de invertir en exploración se mantiene.

“No tengo noticias oficiales, pero estoy segurísimo de que va a haber proyectos, si es que logran superar las barreras del licenciamiento, que van a tener que reajustar sus miras”, dijo.

Si bien un anuncio oficial de alguna empresa en este sentido podría contraer aún más su precio en bolsa, Chaparro reconoce que hay preocupación en el sector, puesto que mientras en los mercados mundiales la onza se cotiza en alrededor de 1.250 dólares actualmente, este valor es al consumidor final, ya que a un productor local se la pueden estar pagando a cerca de 1.000 dólares, cifra que, frente a unos costos de producción de entre 800 y 900 dólares por onza, estrecha el margen de operación.

Ómar G. Ahumada Rojas

Redacción Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido