La ilegalidad en el oro se llevó $ 190.000 millones

Es dinero que dejó de recibir el Estado por impuesto de renta a esta actividad, entre 2004 y 2011.

El 12% del oro que se produce lo aporta la gran minería. Archivo / EL TIEMPO

Archivo Portafolio.co

El 12% del oro que se produce lo aporta la gran minería. Archivo / EL TIEMPO

POR:
agosto 06 de 2012 - 12:14 p.m.
2012-08-06

La ilegalidad y la informalidad en la extracción del oro les han hecho 'conejo' a las arcas de la Nación por 190.000 millones de pesos en los últimos 8 años.

La falta de mecanismos para saber qué tipo de empresas o personas están produciendo la mitad del oro del país ha hecho que en ese período de tiempo hayan dejado de entrar al erario multimillonarios recursos, que podrían haber servido para programas sociales o para mejoras de la infraestructura.

Así se desprende de un análisis hecho por el Sector de la Minería a Gran Escala (SGME), según el cual el impuesto de renta a cargo del sector de metales preciosos está muy por debajo del valor declarado por regalías, cuando como mínimo debería haber sido igual.

Este gremio, que representa a las grandes mineras del país, estima que entre el 2004 y el 2011 se han dejado de recaudar cerca de 190.000 millones de pesos por este concepto, una cifra que equivale al costo de unas 4.520 viviendas gratis, de las 100.000 que el Gobierno construirá para las personas más pobres del país.

Según los cálculos en mención, mientras que en dicho período el sector de metales preciosos (donde el mayor peso lo tiene el oro) reportó 606.928 millones de pesos en regalías, el valor declarado por impuesto de renta apenas llegó a los 187.329 millones de pesos en el mismo período.

La directora ejecutiva del SGME, Claudia Jiménez, asegura que Colombia sigue luchando contra la competencia desleal, porque la minería ilegal e informal no paga ninguna carga fiscal, como el impuesto de renta y las prestaciones sociales.

Para hacer el cálculo, se tuvo en cuenta que alrededor del 50 por ciento del oro que se produce en el país proviene de estas fuentes, mientras un 12 por ciento lo aporta la gran minería (Mineros S. A. y Gran Colombia Gold) y entre el 30 y el 40 por ciento corresponde a las explotaciones artesanales y a los proyectos de mediana y pequeña minería que tienen título vigente.

El cálculo de los gravámenes dejados de recibir se hizo en el escenario de rentabilidad más bajo de una mina, según el cual por cada peso que se paga en regalías se paga una suma igual en impuesto de renta.

En las mineras más rentables esta relación sube al 25 por ciento, es decir que por cada 10.000 millones de impuesto de renta las firmas pagan 2.500 millones de pesos en regalías.

El análisis se hizo desde el año 2004, que es desde cuando Ingeominas (hoy Servicio Geológico Colombiano ) ha publicado la cifra de regalías, valor que se comparó con el pago impuesto de renta del sector de metales preciosos reportado por la Dian.

Pocos controles

Si bien las firmas que comercializan el oro, que son principalmente las fundiciones, tienen que reportar que el mineral que van a vender pagó regalías para poder exportarlo, en los primeros eslabones de la cadena no existen controles para certificar la producción real de las empresas y su estructura de costos, ya que en la mayoría de los casos los productores ni siquiera tienen contabilidad. "En la parte informal no hay una completa trazabilidad de la exportación de oro, para saber a qué mina corresponde cada producción", señaló.

En la comercialización también hay líos

Pero en la comercialización del metal precioso también hay zonas grises, porque si bien hay unas normas que establecen que el oro reciclado no paga regalías, no hay una herramienta técnica para diferenciar con certeza el metal precioso que ha sido reutilizado de aquel que se está produciendo en los diferentes yacimientos.

En otras palabras, es muy probable que alguna cantidad de oro recién producido se esté camuflando o colando como el que se ha denominado como 'chatarra'.

De acuerdo con el Sector de Minería a Gran Escala, las nuevas firmas que se dedicarán a fiscalizar las minas podrían ayudar a mitigar este fenómeno.

ÓMAR G. AHUMADA ROJAS

Redacción de Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido