El impacto de la inflación en Asia

La inflación en Asia es actualmente el principal foco de atención de inversores y autoridades oficiales en la región. A mayor inflación, las políticas monetarias se vuelven más restrictivas y éstas, a su vez, tienen impacto eventualmente en una desaceleración en el crecimiento económico.

POR:
julio 25 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-25

En esta encrucijada entre controlar la inflación o impulsar el crecimiento, las autoridades monetarias asiáticas optaron inicialmente por priorizar el crecimiento ante la inflación y por mantener, hasta hace poco, sus tipos de interés. Sin embargo, el rápido aumento de los precios de alimentos y combustible, llevó la inflación nominal en Asia emergente a más de 7 por ciento interanual en mayo 2008 frente a 3,3 por ciento en el mismo período del año anterior. Por países, la inflación en India, Indonesia, Filipinas y Vietnam alcanzaba niveles próximos o superiores a 10 por ciento, mientras que en China, Hong Kong, Singapur y Tailandia superaba 5 por ciento interanual; en todos estos casos, la inflación estaba en máximos históricos y significativamente, por encima del objetivo de las autoridades monetarias para 2008. Como resultado, las políticas monetarias en la región empezaron a señalar un sesgo más restrictivo. Vietnam fue el primero en subir los tipos de interés en mayo por 325 puntos básicos, seguido de Indonesia, Filipinas e India por 25 puntos básicos cada uno. Posteriormente, Vietnam volvía a subir sus tipos de interés en 200 puntos básicos hasta 14 por ciento, mientras que India lo hacía por 50 puntos básicos hasta 8,5 por ciento. Si bien, la inflación en Asia emergente puede seguir en niveles elevados por el resto del año, salvo en Vietnam e India, es probable que se mantenga bajo control apoyado en dos factores principales: (I) el crecimiento de la productividad laboral, que permite mitigar el impacto de la inflación sobre los costes laborales y, (II) la reciente desaceleración en el crecimiento de la base monetaria hacia niveles más sostenibles. Para ello, es necesario además, que las autoridades lleven a cabo políticas monetarias menos laxas con tipos de interés real más altos, desaceleración del crédito y apreciación del tipo de cambio, aunque esto tenga impacto en un menor crecimiento económico y que, según nuestras previsiones para Asia emergente, estaría en torno a 7,8 por ciento en 2008 y 7,5 por ciento en 2009, respecto a 9 por ciento en 2007. Por otro lado, el impacto de la inflación en divisas y activos sería mixto. Las divisas de países con amplio superávit externo como China, Malasia, Singapur o Taiwán es probable que tiendan a fortalecerse con la inflación. En Singapur, el tipo de cambio es además su instrumento de política monetaria en lugar del tipo de interés, mientras que la posición externa superavitaria confiere en general mayor margen a las autoridades, para permitir la apreciación del tipo de cambio como medida de control de la inflación. No obstante, en países como India, Indonesia, Filipinas y Corea, que pueden experimentar un rápido deterioro en su cuenta corriente, podrían ver sus divisas depreciarse ante el aumento de la inflación. Por tipo de activos, es probable que los activos financieros y, en particular, las acciones de bolsa muestren un desempeño relativamente más débil que los activos reales, tales como el oro o el sector inmobiliario, debido principalmente a salidas netas de flujos de cartera de carácter más volátil ante cambios en las perspectivas económicas de la región. '' Las divisas de países con amplio superávit externo como China, Malasia, Singapur o Taiwán es probable que tiendan a fortalecerse con la inflación.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido