Si no se implementan medidas de buenas prácticas, no habrá cosecha arrocera

El cambio climático comenzó a hacer de las suyas con el cultivo de arroz, por lo que el gremio llamó a acogerse a un estricto plan de manejo.

POR:
enero 26 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-26

Si no se toman las medidas de buenas prácticas de manejo en el cultivo del arroz, el intenso verano podrá acabar con el cultivo en Colombia, precisó la Federación Nacional del Arroceros (Fedearroz).

El gremio lanzó la alarma nacional tras el incremento inusitado de las diferentes plagas y enfermedades que atacan al cultivo, derivado de las malas prácticas agrícolas como el uso de semillas 'de costal' y otras 'irregulares' que terminan por reducir la producción, la productividad e incrementando más la población de plagas.

Así, con el fin de controlar esta situación en el cultivo del arroz, el gerente del gremio, Rafael Hernández, lanzó ayer un programa divulgativo que permitirá minimizar los daños que puedan presentarse.

Durante su ejecución, los técnicos de Fedearroz dictarán conferencias, harán días de campo y visitarán algunos lotes en la zona arrocera del Tolima, donde se han registrado casos de alta infestación de plagas y altas temperaturas.

Como consecuencia del verano, los técnicos de Fedearroz han encontrado que los insectos reducen su ciclo de vida, aumentando el número de generaciones, los virus, bacterias y hongos se multiplican más rápidamente y algunos que no causaban daño, se han convertido en un problema.

El dirigente gremial indicó que la afectación, no sólo reduce sustancialmente la capacidad productiva de la planta, sino que la expone al ataque indiscriminado de las plagas que -a su vez- llevan al uso desmedido de plaguicidas y con ello al aumento de los costos de producción del cultivo.

Hernández reiteró que el propósito es actuar tempranamente frente a un problema que empieza a ser evidente en algunas zonas, pero que podrá controlarse, poniendo en práctica un plan especial, denominado manejo integrado del cultivo del arroz.

Para que la estrategia sea aplicada por los agricultores, dicho plan de manejo deberá basarse en una programación muy precisa de las actividades que anteceden a la siembra y otras posteriores.

El gerente de Fedearroz recordó que los agricultores deben seleccionar la variedad que mejor se adapte, según la época de siembra y los problemas sanitarios de la zona o su lote, teniendo en cuenta que algunas variedades soportan mejor las condiciones extremas de clima y son más tolerantes a las enfermedades. En general, se le pide a los agricultores utilizar sólo las variedades certificadas.

Siga bajando para encontrar más contenido